Tini, Putin, Chávez, Fraga…

Pal que nun lo sepa, dicímos-ylo: Tinita acabante d’ordenar el pieslle dafechu de Teleasturias. Al traviés del so brazu executor, Luis Iturrioz (viceconseyeru d’alministraciones públiques), ordenó a la empresa encargada del tresporte de la señal televisiva analóxica de Teleasturias la suspensión de toes les emisiones. Tamos ante l’ultimu episodiu d’una traxectoria nel control de los medios de comunicación aniciada por Tini namás entrar nel Gobiernu del Principau, cola retirada de la llicencia d’emisión que-y concediera’l gobiernu anterior a la emisora n’asturianu Radio Sele, va cásique ocho años.

Puntumira

Enantes de nada, querría dicir qu’esta canal nun foi nunca, precisamente, la que más me prestaba ver (magar d’escepciones como el boxeo, dellos alderiques, Tómbola o el prestosu proyeutu ‘El faru d’Illán’). El so dueñu ye amás ún d’esos siniestros personaxes metíos a empresariu con milenta asuntos turbios al llombu. Pero esto ye otra cosa. A Tini y compaña lo que de verdá-yos da zuna d’esta canal ye la so llinia crítica col PSOE, afondada nos meses caberos cola apaición de la TPA y el intentu del Gobiernín de facer hexemónica la ‘so’ televisión.


Enantes foi col intentu de desaniciar de los servicios de la plataforma Telecable de toles canales locales d’Asturies, un mes d’agostu, pa que naide nun se decatara. Pero sí se decataron. La presión de los clientes de Telecable (empresa controlada dafechu pol Gobiernu d’Areces al traviés de Caxastur) fizo que esta empresa de la presunta fibra óptica rectificare y volviera a incluyir les programaciones de les teles locales a tolos sos clientes.

Más tarde, yá con la TPA, y los sos probetayos índices d’audiencia, en marcha, el Gobiernín entama el concursu de concesión de llicencies de Televisión Dixital Terrestre con namás una llicencia autonómica (de les trés que pudiera ufiertar). La ganadora d’esa llicencia, como yá s’aldovinara meses enantes, foi Localia, (Radio Asturias, Prisa, PSOE… llama-ylo como queráis). Quedaron fuera Popular TV (Cadena COPE-PP llínia dura) y Teleasturias (yá dafechu a la defensiva y abellugaos xunto al PP y con rellumos favoratibles a IU y al asturianismu).

Dende entós (primeros del pasáu mes de febreru) a Teleasturias quedaben-y seis meses d’emisión n’analóxicu. Ye lo que marca la llei de la TDT. Y de xuru que la canal embarcóse na defensa de los sos intereses, con una campaña asumida y espoxigada dafechu polos sos trabayadores, mediu centenar de persones que van quedar na cai si nun s’atopara una solución nesos seis meses.

Pero esi ye muchu tiempu. En menos d’esos seis meses tan les elecciones autonómiques, y n’esi tiempu de xuru que Teleasturias, que caltién unos indices d’audiencia valoratibles, diba ser un escayu peligrosu pal PSOE. Amás, el PP yá prometiera que, de ganar les elecciones, diba sacar a concursu les dos canales de TDT autonómica que guardó nel caxón el Gobiernín de Tini.

Ese escenariu, nun se podía consentir. Asina qu’el PSOE decidió actuar como lo vien faciendo dende años n’Asturies. Como si Asturies fuera de so, y por coyones, anque seya con una interpretación torticera de la llei.

D’esta mena, el gobiernu de Tini Areces axúntase a esa retafila de gobiernos que nun entienden una prensa crítica, que actúen namás pol so interés personal. (Memorable foi cuando, al facese anuncia de la adxudicación de les canales de TDT, y al ser entrugao pol futuru de los trabayadores de les teles que diben tener que zarrar, el conseyeru Jaime Rabanal, otru personax siniestru, dixo aquello de: ‘si se pierden unos puestos de trabayu, otros se van crear coles nueves llicencies’).

Faime muncha gracia cómo la ñoñería sociata ponse a denunciar la falta de llibertá en Telemadrid (‘Qué mala ye la Espeee’), o cuando denunciaben l’intervencionismu de Fraga nos medios gallegos (‘Qué malu ye el Fragaaa’). D’un tiempu p’acá, nun sé si vos decataríeis, Tini ta fragueizándose enforma. Y prueba d’ello ye esti decretazu que pieslla Teleasturias, acordies con una ‘llei de prensa’ nun escrita, pero qu’emplega Tini como-y peta.