Manifiestu “Na defensa de los drechos fundamentales n’internet”

Cola inclusión nel Anteproyectu de Llei d’Economía sustentable de modificaciones llexislatives qu’afecten al llibre exerciciu de les llibertaes d’expresión, información y el derechu d’accesu a la cultura a traviés d’Internet, los periodistes, blogueros, usuarios, profesionales y creadores d’internet manifestamos la nuestra firme oposición al proyectu, y declaramos que:

1. Los derechos d’autor nun se pueden situar per riba de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como’l derechu a la privacidá, a la seguridá, a la presunción d’inicencia, la tutela xudicial efectiva ye la llibertá d’expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales ye y debe seguir siendo competencia exclusivo del poder xudicial. Nun se zarra ensin sentencia. Esti anteproyectu, en contra de los establecío nel artículu 20.5 de la Constitución, pon en manes d’un órganu non xudicial -un organismu dependiente del Ministeriu de Cultura-, la potestá d’impedir a los ciudadanos asturianos y españoles l’accesu a cualisquier páxina web.

3. La nueva llexislación creará inseguridá xurídica en tol sector tecnolóxicu asturianu y español, prexudicando una de les poques estayes de desenvolvimientu y futuru de la nuestra economía, obstaculizando la creación d’empreses, introduciendo pilancos a la llibre competencia y relentizando la so proyección internacional.

4. La nueva llexislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y obstaculiza la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnolóxicos democratizáronse de forma granible la creación y la emisión de conteníos de tou calter, que yá nun vienen prevalentemente de les industries culturales tradicionales, sinon de multitú de fontes diferentes.

5. Los autores, como tolos trabayadores, tienen derechu a vivir del so trabayu con nueves idegues creatives, modelos de negociu y actividaes asociaes a les sos creaciones. Intentar sustener con cambeos llexislativos una industria obsoleta que nun sabe adaptase a esti nuevu entornu nun ye xusti nin realista. Si’l so modelu de negociu se basaba nel control de les copies de les obres y n’Internet nun ye posible ensin vulneral los derechos fundamentales, deberíen buscar otru modelu.

6. Consideramos que les industries culturales necesiten pa sobrevivir alternatives modernes, eficaces, creibles y asequibles, y que s’adecúen a los nuevos usos sociales, envede de llimitaciones tán desproporcionaes como ineficaces cola fin que dicen perseguir.

7. Internet tien que funcionar de forma llibre y ensin interferencies polítiques agospiaes por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negociu y imposibilitar que’l saber humanu siga llibre.

8. Esiximos que’l Gobiernu garantice por llei la neutralidá de la Rede n’Asturies y n’España, ante cualisquier presión que pueda producise, como marcu pal desenvolvimientu d’una industria sostenible y realista de cara al futuru.

9. Proponemos una verdadera reforma del derechu a la propiedá intelectual orientada a la so finalidá: devolver a la sociedá’l conocimientu, promover el dominiu públicu y llimitar los abusos de les entidaes xestores.

10. En democracia les lleis y les sos modificaciones debe aprebase tres l’oportunu debate públicu y teniendo que consultalo previamente toles partes implicaes. Nun ye de recibu que se faigan cambeos llexislativos qu’afecten a los derechos fundamentales nuna llei non orgániza y que versa sobre otra materia.

NOTA: Esti manifiestu foi redactáu conxuntamente por periodistes, blogueros y internautes, nuna maratoniana sesión durante la tarde-nueche d’ayeri (1 d’avientu). Si tas d’alcuerdu, difúndilu tanto como podias.

¡Candido y Morala, LLIBERTÁ!

Semeyes de la concentración de güei, día 6 d’ochobre en Xixón en apoyu de los presos políticos, por defender los puestos de trabayu de la naval… (perdonai la calidá… había muncha xente y salieronme desenfocaes).

Otru ‘Cándido y Morala’ yera demasiao

Al final el ministeriu fiscal, muérganu pel qu’intervién el gobiernu na xusticia, reculó y propició un alcuerdu de conformidá colos catorce acusaos de desórdenes en Cangues d’Onís a los qu’inicialmente pidíen 35 años de cárcel. Too quedó en multes. Los catorce, y les sos families, respiren, como nun pue ser d’otra manera.

Pue parecer una bobada pero cuido que tamos énte dalgo bien interesante. De dalguna manera, ye evidente que la posibilidá d’atopase con too un pastel de protestes durante cinco díes de vista énte’l palaciu de Xusticia d’Uviéu, habida cuenta de la esperiencia recién de Txomin Goñi, nun yera prestosa pa un gobiernín que bastante tien colo que tien: solombres de corrupción urbanística, Bruseles ñegando les perres que falten pa El Muselón, empleaos públicos en pie de guerra…

D’otra manera, el casu de los catorce de Cangues fai que rescample una evidencia: la estratexa d’equiparar tolo que s’allugue a la derecha del PP con tolo que tea a la esquierda del PSOE (sí, tamién bona parte d’IX) pue valir en Madrid, pero non n’Asturies, onde unes fuercies de seguridá con tendencia al chambonismu, y dacuando con vezos duldosos, tan faciendo un esfuerzu vano por equiparar a unos pandilleros racistes con una masa social de bayurosa ya incontestable traxectoria democrática.

El casu de Cándido y Morala supunxo toa una vergoña pública difícil de dixerir pa parte del PSOE xixonés, muncho más pa unes bases d’IX que nun daben créitu a lo que taba pasando. Agora, el Gobiernu nun taba pol llabor de pasar pela mesma situación. Quiciaves, además, la celebración del xuiciu diba servir pa dexar entá más n’evidencia les maneres d’actuar de les fuerces policiales.

Otra manera, ye de destacar l’olfatu periodísticu de los grandes medios asturianos, qu’esta vez supieron anticipase y ver que l’asuntu de los 35 diba quedar pa prau y decidieron, poro, qu’una manifestación de cientos de persones pel centru d’Uviéu nun merecía nin mención. Namás Glayíu y El Comentario.tv informaben y opinaben puntualmente del casu, cola esceición d’una breve crónica de la marcha na edición uvieína d’El Comercio. Sicasí, a lo meyor estos díes, como pasara col affaire Fer, vemos que ‘fuentes policiales’ se lamenten del resultáu del so trabayu.