La Nueva España: non plus ultra

Nun sé cómo entá me puede cabrear d’esta manera la irresponsabilidá de quienes faen un periódicu. Pero, de xemes en cuando, asocede. Güei flipé cola apertura de la web de LNE, periódicu avezáu a faer equilibrios ente la so indisimulada tendencia derechista (dalgo perfectamente llexítimu) y la so indicutible condición de diariu de referencia asturianu que, poro, tien qu’intentar nun ofender cada día a grandes colectivos de llectores.

Los dos titulares tal paez que respuenden a lo que vien afitando nos años últimos la escuela de prensa derechista madrilana, con La Razón como punta de lanza y el grupu de comunicación neo-nacionalcatólicu, Intereconomía, como discípulu aventayao.

Nel primer titular, La Nueva España carga contra los delegaos sindicales dando por cierta una cifra que lluéu, lleendo’l testu, vemos que ye una aproximación d’un cálculu fechu por la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). Ello ye, el periódicu asume nel titular un ataque contra’l, de xuru, viciáu sistema de lliberaos sindicales, utilizando pa ello un cálculu polo menos discutible, fechu por una parte implicada nesi sistema que se denuncia. Por supuesto, nun s’esplica porqué se utilicen unes cifres y non otres pa esi cálculu, y muncho menos se diz si realmente esi supuestu gastu se ta dando. Tal paez que de lo que se trata ye d’aparentar que nun existe xustificación pa que los trabayadores tengan un sistema de representación colectiva nes empreses.

Y a mandrecha vemos el toque xenófobu del día.  ‘Cientos de ecuatorianos intentan linchar’ al acusáu de matar a la so pareya sentimental n’Uviéu. Toos sabemos que p’allá pal Ecuador la xente tien costumes xabaces enforma. Son mui de linchar, non como los españoles, que debe ser que énte situaciones como la referida na noticia faen cola pa observar en silenciu el pasu del deteníu. Nuna de les semeyes qu’ilustra la noticia (la que nun ye del presuntu asesín escanciando sidra) apaez lo que paez ser la turba de sudacas anunciada por LNE: decenes de persones nuna acera ente les que destaquen delles que paecen gritar daqué al deteníu. Dalgo qu’asemeya correspuender más colo que cuenta’l resto la prensa asturiana. Debe ser que los redactores del restu de periódicos d’Asturies nun son tan currantes como los de LNE, que de xuru-yos pidieron el carné a los que presenciaron la escena, los contaron, multiplicaron por diez y los imaxinaron linchando al asesín pa lluéu comelu depués de cocelu nuna pota con patatines, yuca y maíz, que ye mui de sudaca.

Como dixérame una vuelta un veteranu de la primer redacción del periódicu: ‘Alcuérdome yo cuando tábemos na cai Asturias y los redactores colgábemos del percheru los cinchos coles pistoles’.

Actualización: Acabante de ver la versión impresa, el titular de los lliberaos sindicales (que abre el periódicu) añade que, “según la patronal”.

Con UNA, más que nunca

Aluciflipamos estí día cuando depués d’una fin de selmana de folganza total (lo qu’inclúi ausencia de conexión a internet), atopámosnos cola historia esa de los avales de conceyales del grupu mixto de dellos ayuntamientos vascos a la candidatura d’UNA. Como quiera qu’esos avalistes algamaron el cargu depués de ser escoyíos embaxo les sigles de la illegalizada ANV, ello valió pa qu’un periodista se faga un gran pajote mental con que va ser UNA la ‘llista blanca’ del entorno de Batasuna pa les próximes europees.

3521703574_a21b0cdf8f

De la que t’enteres, la imaxinación cuerre al requexu de la conspiranoia, y yá entames a ver aiciones goches contra una formación política que ta trabayando enforma por presentar a la sociedá asturiana una opción política de la que carez, asturiana, democrática, participativa, d’esquierdes, con unos obxetivos asumíos por una parte relevante de la sociedá, pero que nun atopen entá quien los canalice nel panorama políticu del país.

Y non… nun ye pa tanto. Too ye frutu d’un periodista con munchu oficiu en sacar noticies, y bilordios, de comisaríes y cuarteles, pero que ta mui lloñe de tener idea de lo que ye la política asturiana. Esti sagaz reporter, una de les estrelles de la redaición del diariu madrilán La Razón (editáu pol grupu del catalán Avui), víctima d’un atentáu d’ETA y avezáu plumilla de cabecera de les ‘fuentes antiterroristes’ quixo marcar paquete.

Y equí entama la mio fabulación: cuando toos taben poniendo’l güeyu na llista d’Alfonso Sastre, elli echó mano d’axenda pa preguntar polo que yá fixera l’entornu de Batasuna otres veces, que ye ‘quemar’ la llista más cantosa, pa lluéu espresar el so apoyu a ‘la de tapadillo’. Y la so fonte cuntaría-y que taba perhí una candidatura asturiana, que de 50 avales, venti yeren de ANV… y ya ta armada. ¿Diba esi home a contrastar nada? ¿Diba molestase en llamar a daquién que-y pudiera desplicar que ye eso de la UNA? Non, pa qué. Basta con poner a mitá del testu que a lo meyor nun tienen nada que ver, y asina nun hai querella que llegue a trámite en casu de meter la gamba:

“…Aún es pronto, según las citadas fuentes, para sacar conclusiones definitivas, pero resulta llamativo que destacados elementos del partido ilegalizado hayan prestado «de tapadillo» su aval a esta candidatura, mientras que la atención mediática se centraba en la que encabeza Alfonso Sastre…”.

La prueba de que metió la gamba hasta el fondo ye que la cosa nun tuvo más aquél. Quedóse nuna de les habituales ‘razonadas’ del periódicu derechista. Toi seguru que a los dos grandes diarios asturianos bastó-yos con conocer dalgo de política asturiana, o una simple llamada a Delegación de Gobiernu, pa confirmar que, perhí, diben mal.

20090306200736-1

Sicasí, el periodiquín ruino d’Asturies xubióse al carro d’una manera insólita: desmintiendo lo que diz ‘La Razón’. Ablucante. De xuru que los sos llectores sabíen de lo que se taba falando. ¿Por qué lo fixeron? Pues por miéu a que los demás sí se sumaran al tema, pero fijo. Otra manera, dalgunu vio nel fechu de qu’ilustraben el desmentíu con una semeya d’Ornosa (ex voceru del Conceyu Abiertu pola Oficialidá y númberu trés d’UNA a les próximes eleiciones) como un intentu de machacar al movimientu de reivindicación llingüística, pero apostaría el prepuciu a que foi más cosa de la cortedá del archivu fotográficu del periódicu. ¿A quién diben poner?, ¿al cabeza de llista de les europees? La semeyina del facebook val pa facer gambaes nesti blogue… pero pa reproducir nel periódicu…

Asina qu’equí tenemos dos bultables cagaes periodístiques frutu d’una non menos bultable cagada política. Podría llamar a dalgún collaciu que puea tar enteráu de qué pasara… pero prefiero siguir xugando a periodista de La Razón, y siguir fabulando. Porque ye qu’esta historia tien pinta de tar motivada pola improvisación d’ultima hora. De cómo depués de nun poder sumase a la coalición de la Europa de los Pueblos, punxéronse a buscar los cincuenta avales necesarios.

A lo meyor dalgún tiró d’un collaciu vascu que-y fizo el favor de falar con esos conceyales pa completar el mediu centenar. Y sí, esos conceyales nun son etarres (taríen na cárcel), pero son una carta de presentación impresentable: son incapaces de condenar un atentáu, de condenar la violencia, de condenar l’actividá mafiosa d’una organización que, lloñe de ‘lliberar’ al so país, lo funde en sangre y miéu. ¿Que el so apoyu tendría que ser secretu y que los avales nun tienen por qué responder a coincidencies d’aición política? Sí, pero tamos falando de lo que tamos falando.

Paez que la improvisación y la bisoñez foron de la mano. Y quienes sí siguimos l’actividá d’UNA, conocemos a daquién que ta n’UNA y cómo tan trabayando, sabemos que, como dicía’l voceru Tino Fernández en La Voz de Asturias, cualquier sospecha de prosimidá ente esta formación y esi mundu violentu vascu ye ‘delirante’. Pero pal restu del planeta nun ye asina.

A la fin, esto nun va ser más qu’una anéudota de la historia d’UNA, un mal tragu, un error del que deprender por un partíu que vien demostrando unes convicciones democrátiques que pa sigo quixeren los afiliaos de la FSA, el PP y, últimamente, tamién n’IU. Estes coses faen madurecer y el guañu d’una formación profundamente democrática, pacifista y abierta, capaz de ganar simpatíes, de xugar un papel constructivu na sociedá asturiana, yá ta ehí. Munchu, pero que munchu ánimu a tola xente d’UNA.

El PP vascu cai nel borderlainismu

El PP vascu vien d’asoleyar una campaña super dos puntu cero chupi guai (dende que descubrieron feisbuk nun hai quien los aguante) na qu’amuesen cómo PNV y PSE almiten xente que nun fale euskera por mor de cobrar la cuota d’afiliau. Con esti videu, amuesen un puntu borderlain que pensábemos esclusivu de dalgún cabezaleru del PP asturianu, magar qu’apuntaren yá maneres n’esti videu. A poco que se conoza al votante vascu nun se pue más que pensar qu’el videu en cuestion ta mas pensáu pa que La Razón tenga dalgo más qu’espublizar que’l rollu esi de los espíes, que pa ganar votos nes autonómiques vasques.