Inaciu Iglesias abraza el casquismu

Tamos acabantes de conocer que Inaciu Iglesias, y tamién Carlos Rubiera, abracen el casquismu. Y la verdá ye que yera d’esperar. Nel casu de Rubiera, yera conocía la so decepción (publicada al altu la lleva) cola traxectoria última del Pas, el partíu que cofundara años ha. Asina, una opción como la casquista, qu’aparenta beber de les fontes del rexonalismu más clásicu, abulta afayadiza p’abellugar una nueva ‘estratexa’ asturianista, seya de corte vilareyista o de mero autonomismu lliberal. Y too ello aunque tengan que compartir espaciu cola alloriante extrema derecha españolista de los de Asturias Liberal, por exemplu, (nun confundir con Asturies Lliberal) ente otres corrientes ‘peculiares’.

Nesi mesmu barcu xubióse tamién Inaciu Iglesias, quiérase o non, ún de los referentes del asturianismu cultural d’anguañu. Cuenten en La Nueva España que ye ‘asturianista confeso’, (traducíu debe ser más o menos ‘openly asturḷḷale’), magar que nun seya ‘asturḷḷale’ de los buenos. Lo que nun cuenten ye que, amás de xerente de Cartonajes Vir, ye’l principal responsable de la editorial Ámbitu, del selmanariu Les Noticies, dueñu de Trabe y L’Aguañaz; de lo que vien a ser el pequeñu gran conglomeráu cultural de la llingua asturiana, esi que, tengo sentíu en foros casquistes, ta ‘compráu a base de sovenciones’ pol PSOE. (Pártome).

A Inaciu Iglesias se-y podrán criticar munches coses, pero ser candidatu a l’alcaldía de Noreña por Foro Asturias (que sepamos Foru Asturies nun existe, como nun existe el Partido Asturianista), nun ye una d’elles. Abúltame que tanto Iglesias, como Rubiera, tan siendo consecuentes cola so forma de ver el mundu y de ver Asturies, y colos sos enfotos en ver que l’asturianismu de derecha ye quien a influir nes élites económiques y polítiques del país. Porque saben que presentando candidatos nun zulo, eso nun se consigue.

YouTube Preview Image

Va unos díes, Iglesias espublizaba esti videu nel que los diez segundos caberos abulten sarcasmu. De xuru que na cabeza taba dándo-y vueltes la idea de ser, xunto a Juan Vega (El Comentario.tv), candidatu casquista a rexidor de Proaza, ún de los más rellumantes cabezaleros de les candidatures llocales del FAC.

Dende equí, deseámos-y suerte na so aventura, aunque nun vamos facer como quier que faiga Juan Morales. Antes nos tatuamos la foto de Lastra en culu. ¡Por dios, que ye Cascos!!

La Nueva España: non plus ultra

Nun sé cómo entá me puede cabrear d’esta manera la irresponsabilidá de quienes faen un periódicu. Pero, de xemes en cuando, asocede. Güei flipé cola apertura de la web de LNE, periódicu avezáu a faer equilibrios ente la so indisimulada tendencia derechista (dalgo perfectamente llexítimu) y la so indicutible condición de diariu de referencia asturianu que, poro, tien qu’intentar nun ofender cada día a grandes colectivos de llectores.

Los dos titulares tal paez que respuenden a lo que vien afitando nos años últimos la escuela de prensa derechista madrilana, con La Razón como punta de lanza y el grupu de comunicación neo-nacionalcatólicu, Intereconomía, como discípulu aventayao.

Nel primer titular, La Nueva España carga contra los delegaos sindicales dando por cierta una cifra que lluéu, lleendo’l testu, vemos que ye una aproximación d’un cálculu fechu por la Federación Asturiana de Empresarios (Fade). Ello ye, el periódicu asume nel titular un ataque contra’l, de xuru, viciáu sistema de lliberaos sindicales, utilizando pa ello un cálculu polo menos discutible, fechu por una parte implicada nesi sistema que se denuncia. Por supuesto, nun s’esplica porqué se utilicen unes cifres y non otres pa esi cálculu, y muncho menos se diz si realmente esi supuestu gastu se ta dando. Tal paez que de lo que se trata ye d’aparentar que nun existe xustificación pa que los trabayadores tengan un sistema de representación colectiva nes empreses.

Y a mandrecha vemos el toque xenófobu del día.  ‘Cientos de ecuatorianos intentan linchar’ al acusáu de matar a la so pareya sentimental n’Uviéu. Toos sabemos que p’allá pal Ecuador la xente tien costumes xabaces enforma. Son mui de linchar, non como los españoles, que debe ser que énte situaciones como la referida na noticia faen cola pa observar en silenciu el pasu del deteníu. Nuna de les semeyes qu’ilustra la noticia (la que nun ye del presuntu asesín escanciando sidra) apaez lo que paez ser la turba de sudacas anunciada por LNE: decenes de persones nuna acera ente les que destaquen delles que paecen gritar daqué al deteníu. Dalgo qu’asemeya correspuender más colo que cuenta’l resto la prensa asturiana. Debe ser que los redactores del restu de periódicos d’Asturies nun son tan currantes como los de LNE, que de xuru-yos pidieron el carné a los que presenciaron la escena, los contaron, multiplicaron por diez y los imaxinaron linchando al asesín pa lluéu comelu depués de cocelu nuna pota con patatines, yuca y maíz, que ye mui de sudaca.

Como dixérame una vuelta un veteranu de la primer redacción del periódicu: ‘Alcuérdome yo cuando tábemos na cai Asturias y los redactores colgábemos del percheru los cinchos coles pistoles’.

Actualización: Acabante de ver la versión impresa, el titular de los lliberaos sindicales (que abre el periódicu) añade que, “según la patronal”.

Me sim rrom, nais tuqe

La Nueva España, esi diariu que güei escribe un editorial sobre crisis y acción sindical digno de Hello Kitty, lleva selmanes faciendo un llabor social importantísimu, remembrándonos que ye dalgo consustancial al xitanu eso d’amenazar y robar a punta de navaya. De fechu, el xitanu ye un asesinu sangrín dende la nacencia, cualidá que comparte colos moros y los vascos, que toos sabemos que son medio moros. Y los xitanos tamién fieden como los negros y son vagos como andaluces, que toos sabemos que son mediu xitanos. N’eso nun se paecen a los chinos, que trabayen de contino alimentándose de los calabres de los sos muertos. Too eso yera dalgo que facía falta recordar, y que la sociedá tien que combatir. Hai bien de propuestes nel filu abiertu nel foru del diariu uvieín sobre’l mou más afayadizu d’encarase col problema xitanu, o meyor, ‘de la etnia’, que nun soi racista.

roma_flag

Saliendo yá de la pretensión irónica, lo cierto ye qu’esti asuntu de la rapaza praviana amenazada tres de sofrir un atracu a punta de navaya ta a piques de faceme gomitar. Non pola so situación, cola que me solidarizo: ye bien triste qu’amás de sofrir el trauma d’un atracu, veaste lluéu temiendo pola to vida. Lo que me fai gomitar ye’l tratamientu que se-y ta dando a la noticia, y que sedría digno de querella nun país sensibilizáu col racismu.

Que recuerde, nes facultaes de periodismu hai un espaciu, pequeñu, pero lu hai, dedicáu a la ética profesional, a cómo tien d’actuar un periodista que busque’l rigor y calter democráticu del so trabayu. La cuestión del delincuente que, amás, forma parte d’una minoría étnica o cultural, ye un casu típicu. Y l’argumentación ética nesti casu ye clara: apurrir datos relevantes pal fechu noticiable. Esto ye: ¿importa realmente la condición de xitanu pa que dos persones atraquen una tiendina a punta de navaya? ¿Ye ser xitanu condición indispensable y determinante pa ser atracador? Non. ¿O ye que se destacó la condición de xitanu de Michael Caine cuando recibiera los Oscar?.

Y tampoco val argumentar que “¿qué pasa?, si son xitanos, ¿por qué se va ocultar? Sí pasa. De fechu, nes descripciones de los atracadores espublizaes nun se pon l’acentu en si son altos o baxos, si son gordos o flacos, o si teníen voz de pito. Otra manera, la responsabilidá ética d’un periodista ta tamién n’eludir l’esterotipu, especialmente cuando afecta a minoríes.

Porque esa ye la otra gran cuestión d’un periodismu rigurosu y con afán democráticu: el respetu a la minoría. La ética y el bon xacíu diz, n’esti puntu, que’l tratamientu de les minoríes, de toes, tien de guiase por criterios nos que la so representatividá cuantitativa nun seya lo determinante, tienen de protexese les minoríes pol bien de la salú democrática. Y bien sabemos qu’eso, nun se fai.

La preba de que toa esa ‘información’ nun ye más que racismu (nun ye que se mencione que los atracadores pudieran ser xitanos, ye que s’enfatiza, se repite delles veces nun mesmu párrafu, se destaca nos titulares), ye la respuesta que tuvo en parte de los sos llectores. Dellos, dexaron comentarios na web del diariu (se supón que moderaos!!) que diben escandalizar Alemaña o Estaos Xuníos si los destinatarios fueren xudíos o negros. Van dende pedir la espulsión de los xitanos, en xenéricu, a la so execución (‘Gitano muerto, abono pa mi huerto’, diz unu d’ellos). La mayoría pasen de les penuries de la moza amenazada, y se centren en les supuestes ventaxes de les que gocien los xitanos: pisu, trabayu, coche… too gratis.

Hai unu que va de moderáu: “gente mala hay en todos los lados, pero si fuera gracias a los gitanos aun estariamos viviendo en cuevas. Como etnia son atrasados, como ciertas tribus africanas. Si no hubiera gitanos, que se echaria de menos? Un par de ritmos y poco mas. Son unos aprovechados, y salvo excepciones, no son buena gente”.

Y hai otru que casi acierta: “Se integraron chinos, arabes, subsaharianos, hispanos,algunos rumanos, y los gitanos que llevan en españa muchisimos mas años que todos ellos no lo consiguieron. ¿No será que los racistas son ellos?

http://www.dailymotion.com/video/x83pov

Y digo yo: ¿nun sedrá que, dende’l gloriosu casoriu de los ‘Reis católicos’ hasta 1978, los xitanos fueron l’únicu colectivu al que se-y empobinaben de contino lleis específiques de deportación, persecución o vixilancia, cuando non d’esterminiu? ¿Por qué la historia que s’enseña a los escolinos nun cuenta esi episodiu prietu y xabaz de la Gran Redada del sieglu XVIII na gloriosa España, que llevó a encarcelar a tolos xitanos, neños o adultos, a separtar a les families pa esclavizar a los homes, a decomisar toles sos pertenencies, too col fin últimu d’esaniciar a los xitanos nuna xeneración? ¿Por qué nun s’esplica que foron obligaos a rexistrase con apellíos como Jimenez, Heredia, Echebarria, Montoya, Gabarri… cola fin de que quedara claro que yeren xitanos d’una zona concreta y facilitar el so siguimientu?

Miles d’asturianos xitanos nun son noticia por trabayar, estudiar o avanzar nuna sociedá a la que lluchen por adaptar la so cultura. Malapenes se reconoz l’esfuerzu y dignidá de xente que nació y medró nun chamizu ente aguarones, y que ye quién a aprovechar les oportunidaes que se-y ponen alantre pa dar un meyor futuru a los sos fíos.  Demientres, los medios de comunicación siguen afitando l’estereotipu xenófobu, impensable en el casu d’otros colectivos qu’entá nos paecen una novedá curiosa. Pero los xitanos, non asina, y por desgracia, los xudíos o los ‘moriscos’, foron los que resistieron, los que sobrevivieron a la persecución y el xenocidiu impulsáu pol gloriosu reinu d’España nel so afán uniformador, pagando por ello, eso sí, la pena de la marxinalidá. Son una preba viviente d’una historia con munches vergüences… y a eso hai quien, inconscientemente o non, respuende con puro racismu.

Como digo nel títulu: Me sim rrom, nais tuqe (Yo tamién soi xitanu, gracies).

Encamiéntovos la páxina de l’Asociación Xitana d’Asturies (UNGA) y esti artículu sobre la llingua rom.

L’apavoriante panorama mediáticu asturianu

Tamos nun momentu nel que munchos cambeos son inevitables. Y ún d’ellos tien de ser el de los grandes medios de comunicación. L’editorial de güei de LNE,  ye una amuesa de cómo ye la prensa asturiana anguaño: mal escrita, ensin sustancia, simplona, surdía (apostaría dalgo) de l’anéudota de la tía de dalgún xefe del periódicu, y anodina hasta niveles franquistes. De fechu, el títulu lo diz too: ‘Los dislates de una descentralización sin límites’. (Dislate ye una de les trés palabres qu’emplea siempre un facha cuando quier que lo que diz paeza trescendente: dislate, despropósito y desatino. Si nun testu tan les tres, ye que yá la cosa ye de comunistes o separatistes).

El casu ye que si dacuando hubo una prensa asturiana de calidá, nun ye precisamente agora. Y la hubo. Hubo una prensa qu’esbillaba les informaciones y les apurría a la opinión pública acordies col interés de les mesmes y tres d’un procesu periodísticu profesional y éticu. Pero esa prensa asturiana morrió cola transición. Bien ceo, dellos de los sos cabezaleros arroxáronse a los brazos del poder o arrodiyáronse énte ellos pa fundar fundaciones felaces. Los criterios económicos de rentabilidá ya influencia política y empresarial acabaron por facer de la prensa asturiana un instrumentu de control más que foros de debate. Col tiempu, medró tamién una xeneración nueva de periodistes, chicos ‘de la casa’, de bagaxe probe y poco daos a discutir decisiones, que nun faen otra qu’afitar los sos mal pagaos culos a base d’asumir ya interiorizar que nun se pue dir contra’l que manda, contra’l que paga.

atlantica22cabecera

L’apaición de medios públicos asturianos nun foi a iguar la situación. La presunta Asociación de la Prensa colaboró en da-y el preste a un enxendru mediáticu al que sirvió d’axencia de colocación, y defendió la estroza de Teleasturias pa facilitar la llegada d’una autonómica que nun aportó entá nada nuevu nin bonu al panorama periodísticu asturianu. (Agora promueve manifestaciones porque los periodistes van al paro ¿agora?)

Pero a lo que voi, ¿la culpa ye de quien compra voluntaes y controla informaciones, o de quien les vende? Los periodistes nun son ayenos a la estroza de los medios. Nun puen culpar sin más a los poderes políticos y económicos que controlen los sos medios. La culpa, tamién ye de los profesionales: por mediocres o por castrones, el casu ye que dexaron que s’algamara esta situación, callándose énte l’arrequexamentu de compañeros, dexándose llevar poles dinámiques de la empresa…

Pero agora tamos nun momentu de cambeu, y se nota. La crisis ta faciendo que les vergüences rescamplen, y la ‘joint venture’ que manteníen Principedo-medios de comunicación n’asturies entama a francer. Eses empreses que vendíen (ensin creer nello) el fumu de los canales locales dixitales y del futuru multimedia, ven que les cuentes nun salen. Les ventes en papel, que ye de lo que viven, caen sondéu tres sondéu, y entá nun tienen resueltu el tema d’internet. (Siguirán como hasta ahora, comprometiendo entá más la so credibilidá y criteriu confiandolo too al deporte, los sucesos y el conflictu llingüísticu, pa elevar el númberu de visites y comentarios ensin moderar).

Mientres los periódicos atopen una solución pa la so sobrevivencia, o pal cierre, (problema que nun ye esclusivu d’Asturies, aunque equí danse característiques bien especiales), vese a les radios (quiciaves un mediu más llibre) matar pola venta de publicidá, y a la televisión: morrer dafechu. Matóla la TPA.

Nun quiero escaecer a los que por escribir un blogue o facer una web ya se llamen pomposamente  ‘periodismu ciudadanu’, pero que polo xeneral son al periodismu lo que’l porno caseru a la cinematografía: exabruptos, improvisación…

Too esti rollu, que tal paez un editorial dominical de La Nueva, vien al casu de l’apaición de la revista ‘Atlántica XXII’, que de mano, viniendo de Xuan Cándano, ya paez una garantía. El casu ye que, una vez vista y lleía, nun pueo más qu’encamentar a tol mundu a que se suscriba. Una propuesta como la que fai el grupu d’accionistes d’esta nueva publicación, merez l’apoyu de too asturianu que se precie.

interioratlantica22

Ye periodismu bien fecho, ensin ruios sensacionalistes-amarillistes, ensin “¡Ye que nun mos dexen falar!, ¡ye que mos censuren!”. Simplemente periodismu, informaciones aposentaes, datos apurríos selemente, poro, entá más contundentemente que si se fixera al altu la lleva. Nótase, nos más de los casos, que nel procesu de confección hai periodistes qu’empleguen un criteriu profesional pa elaborar unes informaciones qu’acompanguen estupendamente con un garapiellu d’opiniones bien amañosu.

Diz Xuan Cándano qu’aspiren a siguir una tradición periodística que tuviera el so últimu fíu, precisamente, na transición: Asturias Semanal. Nun paez fácil, pero ver se verá. L’entamu, promete. Por dicir dalgo… la portada. A mín nun me prestó. Paezme de selmanariu económicu de los 90. Pero oyi, al mio hermanu encantó-y. Pa gustos…

Valledor se destapa

valledor

El que ye cabezaleru de la ‘estaya asturianista’ de IU y fuera candidatu a la presidencia del Principáu, Francisco Javier García Valledor, ta acabante de dar anuncia del proyeutu que-y ta llevando a desmarcase del restu de diputaos y conseyeros de la so formación na lexislatura actual. Failu güei nuna entrevista en LNE na que pon fecha (ochobre d’esti añu) pa la fundación d’una fuerza política “de izquierdas, asturianista, ecologista, republicana y altermundista, que tenga posición en el mundo y que aspire a tener un doble espacio federal en España y en Europa”. Pa ello, espurre la mano hacia UNA e ¿Izquierda Republicana? pa tratar d’axuntar fuerces nun proyeutu que l’entrevistador identifica con un ‘bloque nacionalista a la asturiana”. Ver veremos. A mín suéname más a Chunta aragonesista, que al BNG o Nafarroa Bai. ¿Realismu?. pel momentu dame igual: cualquier iniciativa d’esti tipu tien que se recibir con ilusión y curiosidá a la espera de que vaya cuayando. Da-y tiempu y que madureza, y ver cómo sal. Taremos sollertes.