¡Candido y Morala, LLIBERTÁ!

Semeyes de la concentración de güei, día 6 d’ochobre en Xixón en apoyu de los presos políticos, por defender los puestos de trabayu de la naval… (perdonai la calidá… había muncha xente y salieronme desenfocaes).

El llargu viaxe de la izquierda plural asturiana, nos quioscos

Esta selmana la coincidencia quixo que delles revistes se complementaren ente sí d’un mou divertidísimu… En concretu, Atlántica XXII y ¡HOLA! apúrrennos una historia gráfica del llargu viaxe de la izquierda plural asturiana dende la transición. Casualmente, dambes publicaciones coinciden tamién en llevar borbones a la portada :O

portaes

El casu ye que nes páxines interiores de la revista asturiana, atopámosnos con un reportaxe sobre lo que vien de considerase el fin del suañu d’una izquierda decente n’Asturies: l’asamblea del PCA en Perlora de 1978. Ilustra’l reportaxe del historiador Rubén Vega la semeya que vien darréu.

comunistes

Na foto podemos ver non sólo al agora presidente del Principéu y a Juan Manuel Martínez Morala y otros cabezaleros de la Corriente Sindical d’Izquierda (Luis Redondo ente ellos), sinon tamién a Horacio Fernández Inguanzo, Gerardo Iglesias y otros rojos de la época como José Luis Iglesias Riopedre (sentáu na primer fila, cuartu pela manzorga).

Fai más de trenta años d’aquella semeya. D’entós p’acá ya sabemos que les coses cambiaron enforma. Aquel partíu referente de la izquierda clandestina nel franquismu, ye anguañu una comedia. Eso sí, aquella cantera de dirixentes dio grandes ‘cracs’ pa la posterior xestión de la crisis d’una provincia a la que-y lloveríen millones d’Europa y Cataluña, los suficientes como pa que güei seya la comunidá autónoma que toos conocemos. Colando d’aquella pila rojos y texiendo el PRI asturianu, esos ‘cracs’ foron quien a alternar cola clas dirixente, a tratar de tú a tú a los que saben como ye’l negociu, que ye lo que cuenta.Y güei ven cumplíu el so suañu de xuventu, el qu’ilustra la semeya del ¡HOLA! d’esta selmana na so páxina 20:

holapitt

Como son menos, voi citalos a toos. Pela manzorga: l’asesora Calin Davidson, el conceyal de Cultura avilesín, Román Álvarez; Alberto Álvarez (Júnior); l’alcaldesa d’Avilés, Pilar Varela; l’actor Brad Pitt; el presidente Vicente Alberto Álvarez (Senior); el conceyal d’Izquierda Xunida, Fernando Díaz Rañón; la risueña conseyera de Cultura, Mercedes Álvarez, y el responsable de la fundación Centro Niemeyer, Natalio Grueso, que lluz un ‘look’ bohemio ya informal (vaqueros, camisa desabotonada y cara de gran resacón), mui afayadizu pa recibir a una estrella de Hollywood desenfadada y ‘cool’ como el señor Pitt.

Diendo per partes, equí vemos a la ‘izquierda plural’, heriede de bona parte d’aquel garapiellu de rojos de Perlora, nes persones del señor Rañón y los demás cargos socialistes. La semeya, tomada nel palaciu de los antiguos caciques locales, marqueses de Ferrera, anguaño un hotel de cinco estrelles, inclúi al fíu del presidente, figura insólita nun alcuentru de calter más o menos oficial como esi, que pon a Asturies al nivel protocolariu de Libia o Corea del Norte.

Y esa ye la estación, meyor apeaderu, ¿terminal? de la izquierda asturiana: un Hollywood tropical y bananeru que nun pue almitir, por supuesto, los enfotos outsiders d’aquellos que, xunto a Morala y Redondo, siguieron creyendo que los conceptos enzarraos en términos como compañeru, solidaridá, comunidá, igualdá… teníen un sentíu más allá de la retórica. De fechu, nun se pue olvidar que Morala, y Cándido, acabaron na cárcele (embaxu’l gobiernu de los sos vieyos ‘compañeros’ de Perlora) por enfotase na viabilidá económica y llaboral de too un sector productivu… qu’además yera viable, pero que torgaba’l pasu a negocios, eso sí, munchu más rentables a plazu curtiu.

Porque ye que dambes semeyes, dambes revistes, amuesen esta selmana qu’el refran ‘Cada perru que llamba’l so piju’ tien munchu más raigón nel subconsciente de la sociedá asturiana que cualquier eslogan izquierdosu.

(Quien quiera semeyes a más resolución, que merque les revistes)

Otru ‘Cándido y Morala’ yera demasiao

Al final el ministeriu fiscal, muérganu pel qu’intervién el gobiernu na xusticia, reculó y propició un alcuerdu de conformidá colos catorce acusaos de desórdenes en Cangues d’Onís a los qu’inicialmente pidíen 35 años de cárcel. Too quedó en multes. Los catorce, y les sos families, respiren, como nun pue ser d’otra manera.

Pue parecer una bobada pero cuido que tamos énte dalgo bien interesante. De dalguna manera, ye evidente que la posibilidá d’atopase con too un pastel de protestes durante cinco díes de vista énte’l palaciu de Xusticia d’Uviéu, habida cuenta de la esperiencia recién de Txomin Goñi, nun yera prestosa pa un gobiernín que bastante tien colo que tien: solombres de corrupción urbanística, Bruseles ñegando les perres que falten pa El Muselón, empleaos públicos en pie de guerra…

D’otra manera, el casu de los catorce de Cangues fai que rescample una evidencia: la estratexa d’equiparar tolo que s’allugue a la derecha del PP con tolo que tea a la esquierda del PSOE (sí, tamién bona parte d’IX) pue valir en Madrid, pero non n’Asturies, onde unes fuercies de seguridá con tendencia al chambonismu, y dacuando con vezos duldosos, tan faciendo un esfuerzu vano por equiparar a unos pandilleros racistes con una masa social de bayurosa ya incontestable traxectoria democrática.

El casu de Cándido y Morala supunxo toa una vergoña pública difícil de dixerir pa parte del PSOE xixonés, muncho más pa unes bases d’IX que nun daben créitu a lo que taba pasando. Agora, el Gobiernu nun taba pol llabor de pasar pela mesma situación. Quiciaves, además, la celebración del xuiciu diba servir pa dexar entá más n’evidencia les maneres d’actuar de les fuerces policiales.

Otra manera, ye de destacar l’olfatu periodísticu de los grandes medios asturianos, qu’esta vez supieron anticipase y ver que l’asuntu de los 35 diba quedar pa prau y decidieron, poro, qu’una manifestación de cientos de persones pel centru d’Uviéu nun merecía nin mención. Namás Glayíu y El Comentario.tv informaben y opinaben puntualmente del casu, cola esceición d’una breve crónica de la marcha na edición uvieína d’El Comercio. Sicasí, a lo meyor estos díes, como pasara col affaire Fer, vemos que ‘fuentes policiales’ se lamenten del resultáu del so trabayu.