El llargu viaxe de la izquierda plural asturiana, nos quioscos

Esta selmana la coincidencia quixo que delles revistes se complementaren ente sí d’un mou divertidísimu… En concretu, Atlántica XXII y ¡HOLA! apúrrennos una historia gráfica del llargu viaxe de la izquierda plural asturiana dende la transición. Casualmente, dambes publicaciones coinciden tamién en llevar borbones a la portada :O

portaes

El casu ye que nes páxines interiores de la revista asturiana, atopámosnos con un reportaxe sobre lo que vien de considerase el fin del suañu d’una izquierda decente n’Asturies: l’asamblea del PCA en Perlora de 1978. Ilustra’l reportaxe del historiador Rubén Vega la semeya que vien darréu.

comunistes

Na foto podemos ver non sólo al agora presidente del Principéu y a Juan Manuel Martínez Morala y otros cabezaleros de la Corriente Sindical d’Izquierda (Luis Redondo ente ellos), sinon tamién a Horacio Fernández Inguanzo, Gerardo Iglesias y otros rojos de la época como José Luis Iglesias Riopedre (sentáu na primer fila, cuartu pela manzorga).

Fai más de trenta años d’aquella semeya. D’entós p’acá ya sabemos que les coses cambiaron enforma. Aquel partíu referente de la izquierda clandestina nel franquismu, ye anguañu una comedia. Eso sí, aquella cantera de dirixentes dio grandes ‘cracs’ pa la posterior xestión de la crisis d’una provincia a la que-y lloveríen millones d’Europa y Cataluña, los suficientes como pa que güei seya la comunidá autónoma que toos conocemos. Colando d’aquella pila rojos y texiendo el PRI asturianu, esos ‘cracs’ foron quien a alternar cola clas dirixente, a tratar de tú a tú a los que saben como ye’l negociu, que ye lo que cuenta.Y güei ven cumplíu el so suañu de xuventu, el qu’ilustra la semeya del ¡HOLA! d’esta selmana na so páxina 20:

holapitt

Como son menos, voi citalos a toos. Pela manzorga: l’asesora Calin Davidson, el conceyal de Cultura avilesín, Román Álvarez; Alberto Álvarez (Júnior); l’alcaldesa d’Avilés, Pilar Varela; l’actor Brad Pitt; el presidente Vicente Alberto Álvarez (Senior); el conceyal d’Izquierda Xunida, Fernando Díaz Rañón; la risueña conseyera de Cultura, Mercedes Álvarez, y el responsable de la fundación Centro Niemeyer, Natalio Grueso, que lluz un ‘look’ bohemio ya informal (vaqueros, camisa desabotonada y cara de gran resacón), mui afayadizu pa recibir a una estrella de Hollywood desenfadada y ‘cool’ como el señor Pitt.

Diendo per partes, equí vemos a la ‘izquierda plural’, heriede de bona parte d’aquel garapiellu de rojos de Perlora, nes persones del señor Rañón y los demás cargos socialistes. La semeya, tomada nel palaciu de los antiguos caciques locales, marqueses de Ferrera, anguaño un hotel de cinco estrelles, inclúi al fíu del presidente, figura insólita nun alcuentru de calter más o menos oficial como esi, que pon a Asturies al nivel protocolariu de Libia o Corea del Norte.

Y esa ye la estación, meyor apeaderu, ¿terminal? de la izquierda asturiana: un Hollywood tropical y bananeru que nun pue almitir, por supuesto, los enfotos outsiders d’aquellos que, xunto a Morala y Redondo, siguieron creyendo que los conceptos enzarraos en términos como compañeru, solidaridá, comunidá, igualdá… teníen un sentíu más allá de la retórica. De fechu, nun se pue olvidar que Morala, y Cándido, acabaron na cárcele (embaxu’l gobiernu de los sos vieyos ‘compañeros’ de Perlora) por enfotase na viabilidá económica y llaboral de too un sector productivu… qu’además yera viable, pero que torgaba’l pasu a negocios, eso sí, munchu más rentables a plazu curtiu.

Porque ye que dambes semeyes, dambes revistes, amuesen esta selmana qu’el refran ‘Cada perru que llamba’l so piju’ tien munchu más raigón nel subconsciente de la sociedá asturiana que cualquier eslogan izquierdosu.

(Quien quiera semeyes a más resolución, que merque les revistes)

Pinchó’l Niemeyer

El llunes vimos (y ayer nes portaes de los periódicos) el gran notición que yera inflar un condón que va facer de cúpula del famosu Centru Niemeyer, perdón, Niemeyer Center, na TPA ficieron conexones en direuto y too.

Personalmente el futuru centru avilesín de nun se sabe qué, recuérdame a esi proyeutu de Springfield pa facer un centru cultural (de nun se sabía qué) y que acabó regalandosé a Montgomery Mittal, mecá perdonai… Montgomery Burns, pa que ficiera una prisión…

En La Nueva España hai una galería de semeyes onde amuesen l’aspeutu que presentaba la carpa’l circu… pero l’empalme paez que pasó y güei el aspeutu yera bien distinto…

Pinchazu del Niemeyer Center

Y ye que paez que’l globu nun s’escapó… pero pinchó, menos mal que tando na Ría queda mui cerca de delles empreses que se dediquen al recauchutáu, y a una mala si ficiera falta yo tengo una caxina de parches que llevo na bici por si pincho, y toi dispuestu a donar un parche…

50 millones de los asturianos pa ArcelorMittal

200px-lakshmimittal22082006Nun ye que a esti paisanu-y quede esa sorrisa pola pasta que-y paguemos los asturianos. Apurada la cuenta, pa él 50 millones d’euros son caxigalines, lo que gasta pa la boda de a fía.

Pero el casu ye que, colo que voi recordar agora, a lo meyor pagábemos el sobrecoste del HUCA, por poner un exemplu.

Esti día, cuando anunciaben qu’ArcelorMittal diba amenorgar entá más la so actividá, apagando un fornu altu y nun sé que más, alcordeme d’una anuncia d’eses de postín, de les que tanto-y presten al presidente Areces. Foi enantes de la crisis, en mayu de 2007, cuando sobrábennos les perres, cuando el presidente Vicente anunció un alcuerdu pa invertir 100 millones d’euros (16.639 millones de pesetas) nel centru d’I+D d’Avilés de la siderurxa recién comprada pol magnate hindú. De too esi dineru, la mitá diba ponela, en cinco años, el Principedo. La parte d’ArcelorMittal, nes sos propies instalaciones, suponse que la pon.

El casu ye que Areces comprometióse a que los asturianos díbemos poner del nuesu dineru, cincuenta millones d’euros. Asina que tamos dándo-y a la empresa d’esti señor de sorrisa afable l’equivalente a catorce veces la asignación ‘récord’ comprometida pol Principedo a política llingüística, por poner otru exemplu.

¿Contraprestaciones por esa ‘inversión’? Que a lo meyor contrataben a una trentena de becarios en cinco años…. Más datos, diolos d’aquella la prensa.

Agora pregúntome yo… ¿facía falta gastar les perres d’esa manera? ¿Ye una especie d’impuestu revolucionario? ¿Nun bastaba con face-y a ArcelorMitta el Centru Teunolóxicu públicu del Aceru d’Avilés?