Colunga irrita a Areces

Resulta que’l debate sobre l’estáu de la pación valió pa que rescample el miéu que tan xenerando los movimientos últimos del asturianismu nel ‘stablishment’ sociata. Asina quedó n’amuesa na respuesta que-y dedicó el presidente caducáu Areces al diputáu del Bloque por Asturies. Lloñe de responder a nada, dedicóse a espatuxar como una morsa reprochando a Colunga que seya diputáu y minoritariu, más que minoritariu minoritarísimu, microscópicu… a la fin, despreciatible… Areces cayó nuna trampa boba: acusa-y a Colunga d’afear agora a un gobiernu qu’enantes sofitó, pues igualmente Areces desprecia y menosprecia agora a una formación qu’enantes tuviere gustosamente como socia. La diferencia ye que foi la pequeña la que nun aguantó más el golor de la grande y marchó. ¿Oportunismu? Quién sabe… a la vista de cómo se irrita Areces, tal paez que nel Bloque, UNA y redolada, tan dando pasos acertaos. Na FSA saben muncho d’encuestes… ¿qué dirán les que tan manexando a siete meses de les elecciones? Con un PP d’engarradiella n’engarradiella, y una IU fiel… l’enemigu que ven nel PSOE estos díes paez que venga pela izquierda y pel asturianismu…

El llargu viaxe de la izquierda plural asturiana, nos quioscos

Esta selmana la coincidencia quixo que delles revistes se complementaren ente sí d’un mou divertidísimu… En concretu, Atlántica XXII y ¡HOLA! apúrrennos una historia gráfica del llargu viaxe de la izquierda plural asturiana dende la transición. Casualmente, dambes publicaciones coinciden tamién en llevar borbones a la portada :O

portaes

El casu ye que nes páxines interiores de la revista asturiana, atopámosnos con un reportaxe sobre lo que vien de considerase el fin del suañu d’una izquierda decente n’Asturies: l’asamblea del PCA en Perlora de 1978. Ilustra’l reportaxe del historiador Rubén Vega la semeya que vien darréu.

comunistes

Na foto podemos ver non sólo al agora presidente del Principéu y a Juan Manuel Martínez Morala y otros cabezaleros de la Corriente Sindical d’Izquierda (Luis Redondo ente ellos), sinon tamién a Horacio Fernández Inguanzo, Gerardo Iglesias y otros rojos de la época como José Luis Iglesias Riopedre (sentáu na primer fila, cuartu pela manzorga).

Fai más de trenta años d’aquella semeya. D’entós p’acá ya sabemos que les coses cambiaron enforma. Aquel partíu referente de la izquierda clandestina nel franquismu, ye anguañu una comedia. Eso sí, aquella cantera de dirixentes dio grandes ‘cracs’ pa la posterior xestión de la crisis d’una provincia a la que-y lloveríen millones d’Europa y Cataluña, los suficientes como pa que güei seya la comunidá autónoma que toos conocemos. Colando d’aquella pila rojos y texiendo el PRI asturianu, esos ‘cracs’ foron quien a alternar cola clas dirixente, a tratar de tú a tú a los que saben como ye’l negociu, que ye lo que cuenta.Y güei ven cumplíu el so suañu de xuventu, el qu’ilustra la semeya del ¡HOLA! d’esta selmana na so páxina 20:

holapitt

Como son menos, voi citalos a toos. Pela manzorga: l’asesora Calin Davidson, el conceyal de Cultura avilesín, Román Álvarez; Alberto Álvarez (Júnior); l’alcaldesa d’Avilés, Pilar Varela; l’actor Brad Pitt; el presidente Vicente Alberto Álvarez (Senior); el conceyal d’Izquierda Xunida, Fernando Díaz Rañón; la risueña conseyera de Cultura, Mercedes Álvarez, y el responsable de la fundación Centro Niemeyer, Natalio Grueso, que lluz un ‘look’ bohemio ya informal (vaqueros, camisa desabotonada y cara de gran resacón), mui afayadizu pa recibir a una estrella de Hollywood desenfadada y ‘cool’ como el señor Pitt.

Diendo per partes, equí vemos a la ‘izquierda plural’, heriede de bona parte d’aquel garapiellu de rojos de Perlora, nes persones del señor Rañón y los demás cargos socialistes. La semeya, tomada nel palaciu de los antiguos caciques locales, marqueses de Ferrera, anguaño un hotel de cinco estrelles, inclúi al fíu del presidente, figura insólita nun alcuentru de calter más o menos oficial como esi, que pon a Asturies al nivel protocolariu de Libia o Corea del Norte.

Y esa ye la estación, meyor apeaderu, ¿terminal? de la izquierda asturiana: un Hollywood tropical y bananeru que nun pue almitir, por supuesto, los enfotos outsiders d’aquellos que, xunto a Morala y Redondo, siguieron creyendo que los conceptos enzarraos en términos como compañeru, solidaridá, comunidá, igualdá… teníen un sentíu más allá de la retórica. De fechu, nun se pue olvidar que Morala, y Cándido, acabaron na cárcele (embaxu’l gobiernu de los sos vieyos ‘compañeros’ de Perlora) por enfotase na viabilidá económica y llaboral de too un sector productivu… qu’además yera viable, pero que torgaba’l pasu a negocios, eso sí, munchu más rentables a plazu curtiu.

Porque ye que dambes semeyes, dambes revistes, amuesen esta selmana qu’el refran ‘Cada perru que llamba’l so piju’ tien munchu más raigón nel subconsciente de la sociedá asturiana que cualquier eslogan izquierdosu.

(Quien quiera semeyes a más resolución, que merque les revistes)

Les sociedaes avancen, anque nun lo paeza

segregation_1938b

Esti rapacín que’n 1938 bebía augua n’una fonte pa negros en Carolina del Norte, lo mesmo ve agora argullosu cómo Estaos Uníos escueye un presidente ‘colored’. Poco antes de que yo naciera, na agonía de Franco, mio ma tuvo que dexar el so puestu de trabayu nuna empresa pública porque se casaba. Yera lo obligao: o solterones, o pa casa. Pasó un tiempín hasta que la llei-y reconociera la so capacidá pa viaxar fuera d’España ensin el permisu paternu o del so home. Agora, sigui lluchando pola oficialidá del asturianu.

Ta visto que, pel momentu, los líderes políticos y d’opinión del país nun tan pola reconocencia de res pal asturianu. Los argumentos de PSOE o PP contra la decisión de dellos conceyos de valorar los conocimientos de llingua nes prebes d’empleu municipal son un mecigayu de miéu ya inorancia. Polo xeneral afítense na supuesta discriminación que diba suponer pa los que nun saben res d’asturianu, que ye’l mesmu razonamientu qu’emplega siempre quien discrimina sistemáticamente dende’l poder. (Ver la ‘Historia de Sudáfrica’ de Faustino Zapico). El más orixinal y gayasperu foi, como ye vezu, Joaquín Aréstegui. El cabezaleru del PP faló de que la midía ‘ruempe la unidá de mercáu’… ¿de qué mercáu?, ¿del européu?, ¿del ibéricu?, ¿del del Fontán? ¿Y la obligación de conocer cómo furrula un procesador de textos d’una determinada marca, d’un determináu sistema operativu? ¿Eso nun ruempe la unidá de mercáu?

El casu ye que esto nun ye’l fin. Ye un pasu más. Ta claro que nun cuerren bonos tiempos pa la lírica. Pero ye que hai muncha crisis y tol mundu tien munchu miéu, porque cuantu más arriba tas, más grande va ser la hostia al cayer. Y hailos que ya gomiten del vértigu que tienen: ¿nun visteis a Areces falando d’ecoloxismu y ampliación de El Musel? pártome.

50 millones de los asturianos pa ArcelorMittal

200px-lakshmimittal22082006Nun ye que a esti paisanu-y quede esa sorrisa pola pasta que-y paguemos los asturianos. Apurada la cuenta, pa él 50 millones d’euros son caxigalines, lo que gasta pa la boda de a fía.

Pero el casu ye que, colo que voi recordar agora, a lo meyor pagábemos el sobrecoste del HUCA, por poner un exemplu.

Esti día, cuando anunciaben qu’ArcelorMittal diba amenorgar entá más la so actividá, apagando un fornu altu y nun sé que más, alcordeme d’una anuncia d’eses de postín, de les que tanto-y presten al presidente Areces. Foi enantes de la crisis, en mayu de 2007, cuando sobrábennos les perres, cuando el presidente Vicente anunció un alcuerdu pa invertir 100 millones d’euros (16.639 millones de pesetas) nel centru d’I+D d’Avilés de la siderurxa recién comprada pol magnate hindú. De too esi dineru, la mitá diba ponela, en cinco años, el Principedo. La parte d’ArcelorMittal, nes sos propies instalaciones, suponse que la pon.

El casu ye que Areces comprometióse a que los asturianos díbemos poner del nuesu dineru, cincuenta millones d’euros. Asina que tamos dándo-y a la empresa d’esti señor de sorrisa afable l’equivalente a catorce veces la asignación ‘récord’ comprometida pol Principedo a política llingüística, por poner otru exemplu.

¿Contraprestaciones por esa ‘inversión’? Que a lo meyor contrataben a una trentena de becarios en cinco años…. Más datos, diolos d’aquella la prensa.

Agora pregúntome yo… ¿facía falta gastar les perres d’esa manera? ¿Ye una especie d’impuestu revolucionario? ¿Nun bastaba con face-y a ArcelorMitta el Centru Teunolóxicu públicu del Aceru d’Avilés?