¿Quién va cobrar por Jeanine Deckers?

Esi cementeriu d’elefantes que llamen Parlamentu Européu, pal que quieren que votemos d’equí a unes selmanes, ta acabante d’aprobar l’ampliación del cobro por derechos d’autor por un periou de cincuenta a setenta años depués de la creación de la obra. Paez que la midida ye mediu buena porque’l comisariu européu de cases discográfiques o dalgo asina, llámenlu Charlie McCreevy, quería que fueren 95.

Tol mundu (cuéntenlo en Soitu) ta flipando cola historia, que nun tien otra que salvar a les discográfiques de perder el cobru pola esplotación de los grandes éxitos de los sesenta, como’l de Soeur Sourire, equí na versión que la monxa dominica Jeanine Deckers fixera un par d’añinos enantes de suicidase.

El casu ye que’l del gran sucesu que foi esta monxa belga, convertía yá n’iconu de la cultura popular europea, ye una amuesa de lo que ye la industria discográfica, que va poder siguir cobrando por esti cantar otros venti años. Sor Sorrisa decidiera, nun momentu dáu, dexar la orde relixosa, colingar los hábitos, y vivir col que fuera el gran amor de so vida, Annie Pecher.

soeursourire

A partir d’esi momentu pa dambes entamó toa una pesadilla por mor d’un xuiciu escontra Deckers, a quien l’estáu belga-y reclamaba impuestos derivaos de les sos ganancies musicales. Ganancies que foron siempre mui ruines; los más de los ingresos diben pa la orde de les Dominiques. Sicasí, paez que col tiempu s’esclarió que quien daveres llevóselu crudu foi la dicográfica Phillips, que-yos dio a les monxes dominiques un contratu de pura risa. Agora, siguirá cobrando otros venti años. ¿Van cobrar por elles?

La situación resultó más que cafiante pa la pareya. La tienra monxa que a entamos de los sesenta enllenara ilesies col so ‘domenique, nique’, entró nuna depresión perfonda y acabó suicidándose, xunto a la so muyer, en 1985. Dambes dexaron les dos notes que vienen darréu:

“¿Soi una fracasada? Trato de calteneme fiel a mí mesma, busco la verdá y faigo l’intentu de cuestionar too na mio vida… Fai diez años, hubiere dicho que soi una perdedora. Anguaño nun pienso en términos de perder o ganar. La vida ye un continuum. Tas constantemente nel camín. Un día siéntome bien, y al siguiente siéntome mal. Too ye soportable. ¿Volvería facer les coses otra vuelta igual? Esa nun ye buena entruga. Nun podría. Tu nun pues facelo too igual otra vuelta. Voila”.

Jeanine Deckers

“Jeanine carez una depresión constante y sólo vive pa mí. Yo vivo pa ella. Esto nun pue siguir. Dambes sofrimos demasiao. Ya nun tenemos un llugar nesta vida, nun tenemos ideal aparte de Dios, pero nun podemos comer d’eso. Vámonos en paz hacia la Eternidá. Confiamos en que Dios sabrá perdonanos. Él viónos sofrir y nun nos abandonará. A Jeanine nun-y gustaría morrer pal mundu. Ella careció una dura esistencia na Tierra. Merez vivir na mente de la xente”.

Annie Pécher

Cuenten que depués d’aquello, hebo bien de problemes pa que se cumpliera non sólo el so deséu de recibir un funeral, sinon que munchu menos diben dexar que s’enterrares xuntes. Pero’l final foi’l que foi.