Y non al pieslle de La Voz de Asturias

Juan Vega y esi blogue d’apariencia Teleasturiana (La otra TPA) entren a sacu col tema del pieslle de La Voz de Asturias, non ya en la cuestion tocante a los trabayadores, sinon a la de les intrigues polítiques, los xuegos de poder al rodiu de los medios de comunicación n’Asturies. Lo cierto, y nello tamos d’alcuerdu n’esti blogue, ye que colo que pase agora con La Voz de Asturias xugámonos muncho los asturianos, magar que la combayonería cola mano del Gobiernín que-y daba de comer nos años últimos fuera perconocía y dacuando vomitiva.

Y ya que tamos con referencies a otros sitios… mui recomendable la ‘Sabatina intempestiva‘ de güei en La Vanguardia.

Non al pieslle de La Voz de Asturias

Llegóme güei al corréu una carta ‘viral’ que fala d’una d’eses noticies qu’esperes, pero que nun quieres sentir nunca. Fala del cada vegada más prósimu pieslle de La Voz de Asturias: un desastre anunciáu pola mor d’una traxectoria desastrosa que llevó al periódicu a una decadencia constante dende la mitá cabera de la década de 1990.

Se-y podría culpar de too a esti maizón d’enriba y a la so corte d’asesores, de xuru dispuestos a regalar los oyíos d’un críu qu’herieda con malapenes venti años l’imperiu mediáticu de papá. Pero non. El problema vien ya de más atrás, de cuando depués d’una dura fuelga que llevó a qu’el diariu dexara de salir a la cai, la hestórica cabecera asturiana pasara a manes del Grupu Zeta, del floreciente grupu de Antonio Asensio, peculiar personaxe al que se-y atragantó l’audiovisual y, con ello, sus aspiraciones de poder.

Dende entós, La Voz de Asturias caltuvo una llínia errática: dende la guerra a muerte contra Gabino de Lorenzo y su catastrazo, que perdió el periódicu, con consecuencies qu’entá paga pa gayola de La Nueva España; hasta la renuncia a la so propia cabecera na primer ciudá d’Asturies con aquel esperimentu surrealista de ‘El Periodico de Gijón’, pasando pol desastre de la política d’ediciones a finales de los 90, aniciu del declive d’un diariu que foi el más vendíu d’Asturies.

El ERE qu’agora anuncia el Grupu Zeta, con catorce despidos, paez la sentencia de muerte pa un periódicu que vien d’echar a la cai a decenes de trabayadores va malapenes un lustro. Énte esti panorama, namás una movilización seria y contundente, non ya de los trabayadores de La Voz de Asturias, sinon de toa una profesión tan dada a acombayar col poder como la periodística, aparenta manera afayadiza pa salvar un periódicu asturianu que va pagar en bona midida la inutilidá de quienes nun sabríen nin allugar Asturies nel mapa.

Por cierto, equí vos dexo la carta de la que falaba al entamu.

Sigui lleendo Non al pieslle de La Voz de Asturias

Sonia ye noticia…

Fai unos meses topeme pela cai a Sonia y a Rocio, les dos foron compañeres d’estudios y de folixes. Amás de falar pa xuntanos (los que nun somos lleendes urbanes) otra vegada nuna fartura, entrugamonos pola nuesa situación llaboral… Sonia taba ilusionada cola oposición que taba preparando pa ser maquinista na FEVE onde ya llevaba unos años trabayando na terminal de carga de Tresona, felicitela porque simpre me parecio un trabayu bien guapu, (dende guaḥe toi namoráu d’esti mediu de tresporte) y por supuesto alegreme munchu cuando m’enteré que yá yera maquinista.

Lo que nun me presto fue que Sonia ye noticia… ye que entá toi asustáu de que a estes altures de la vida seya noticia qu’heba muyeres trabayando en determinaes profesiones…

Felicidaes pol curro Sonia… y una cosina… ¿puedes colame na cabina? ;-p

Y gracies a Fer pol enllaz del youtube…

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/QPnUzkqcC9M" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Banca halal, banca moral

Esti día, en La Vanguardia, falaron del ésitu que ta algamando la banca halal o banca islámica en Marruecos. Unos meses atrás, en El Economista, falaben de la posibilidá de qu’abriera n’España el primer bancu d’esti tipu, al estilu del que, dende 2004, ta abiertu en Londres, el Islamic Bank of Britain.

IBBAl contrariu del mou en que la Banca Vaticana marafundia perres en la Bolsa, o del opusín Banco Popular, la banca halal se presenta como una banca moral. Nella, el cliente nun ye talo, sinon que ye un ‘sociu’. Ún de les máximes que mueven la banca islámica ye la fatua qu’empobinara un conseyu islámicu va unos años na que consideren pecáu el cobru d’intereses, por cuanto pal Islam, el dineru per sé nun pue tener valor dalgún, nin puede xenerar más dineru. El dineru namái se pue emplegar pa producir, pa xenerar dalgo valoratible.

Nel reportax de La Vanguardia, desplicaben el funcionamientu d’esta banca con un exemplu: un grupu de mozos que cada mes ponen una cantidá de perres, de mou que cada ún d’ellos van poder disponer nún de los meses que dura la asociación de tol dineru y poder facer asina la compra que deseen. Ye como comprar a plazos, pero ensin intereses.

La banca funcionaría igual. Cada mes pones perres pero nun pagues intereses, porque’l bancu sedría sociu desa componenda y los gastos d’alministración sedríen compartidos.

Cuenta La Vanguardia que la banca islámica presenta trés variantes: la iyara, que te permite entrar nun pisu de renta con opción a comprar nun plazu prefixáu; la mucharaka, la ya mencionada fórmula de creitu na que se comparten beneficios y gastos ente banca y veceru/sociu; y la murabaha, na qu’el veceru pidi-y al bancu que-y merque un pisu pa que-y lu revenda al preciu de compra más un beneficiu pactáu (casi que lo mesmu que la banca tradicional, anque vistíu d’otra manera).

De xuru qu’ayalgueru, que ta más metíu nestes coses ;), podría desplicar meyor el tema. Paez que yá hai dubies al rodiu de les garantíes qu’ufre esti sistema: que si quién garantiza too lo ‘jalal’ que ye’l bancu, que si a la fin nun hai diferencia cola banca tradicional… nun sé. De mano, nun paez un mal sistema, y sí paez ‘moral’, más nestos tiempos que cuerren, con tol mundu alloriáu col Euribor.

Llega Asturies d’Or

Llega Asturies d’Or. Ún de los coleutivos asturianos del lladrillu, la Confederación Asturiana de la Construcción, diz na prensa que quier un ‘pautu’ (¿con quién?) pa alquitranar la costa y facer ‘segundes residencies’ por tolo que ye’l litoral asturianu.

Siendo esti un coleutivu tan esmolecíu pol bien d’Asturies, nun hai por qué pensar mal. De xuru que nun-yos mueve l’animu de ganar perres a manplén, sinon llevantar el país, como yá lo tienen fecho en Cantabria.

Sedría pa tomalo a chanza si nun fuera esti un tema serio. Ta muncho en xuegu y nun ye plan d’andar con bromes. Esta xente, a la vista de la recesión, quier pautos. Y ello tien pelugru. Y muncho. Dir a Cantabria, que ye l’exemplu pa esta xente, da pena y dolor. Duelmu pola vida dir a Castro Urdiales, enantes una de les villes mas guapes de tol Cantábricu. Qué dicir de Suances, o de toes ese güeries que había ente Santander y Torlavega.

Entá, n’Asturies, tamos a tiempu de que l’exemplu de Llanes, Lluancu o Caravia nun s’esparda. Muros ta tocáu de muerte, l’oriente nun digo, y per A Veiga, Castropol o Tapia yá s’esfroten les manes pensando no que ta por aportar pela autopista. Miéu. Munchu miéu.