Esto ye una televisión pública

Informativu de nueche na TPA, nuna televisión pública n’Europa occidental. Llega el momentu d’informar de la fuelga convocada pa esi día pol comité d’empresa pol despidu d’un compañeru de la canal y, tres d’una probe crónica sobre la movilización, el presentador vese obligáu a lleer un comunicáu de la direición. Tuse, regüélvese… y el noticieru ciárrase ensin la firma de la editora.

YouTube Preview Image

Muncha pena.

L’apavoriante panorama mediáticu asturianu

Tamos nun momentu nel que munchos cambeos son inevitables. Y ún d’ellos tien de ser el de los grandes medios de comunicación. L’editorial de güei de LNE,  ye una amuesa de cómo ye la prensa asturiana anguaño: mal escrita, ensin sustancia, simplona, surdía (apostaría dalgo) de l’anéudota de la tía de dalgún xefe del periódicu, y anodina hasta niveles franquistes. De fechu, el títulu lo diz too: ‘Los dislates de una descentralización sin límites’. (Dislate ye una de les trés palabres qu’emplea siempre un facha cuando quier que lo que diz paeza trescendente: dislate, despropósito y desatino. Si nun testu tan les tres, ye que yá la cosa ye de comunistes o separatistes).

El casu ye que si dacuando hubo una prensa asturiana de calidá, nun ye precisamente agora. Y la hubo. Hubo una prensa qu’esbillaba les informaciones y les apurría a la opinión pública acordies col interés de les mesmes y tres d’un procesu periodísticu profesional y éticu. Pero esa prensa asturiana morrió cola transición. Bien ceo, dellos de los sos cabezaleros arroxáronse a los brazos del poder o arrodiyáronse énte ellos pa fundar fundaciones felaces. Los criterios económicos de rentabilidá ya influencia política y empresarial acabaron por facer de la prensa asturiana un instrumentu de control más que foros de debate. Col tiempu, medró tamién una xeneración nueva de periodistes, chicos ‘de la casa’, de bagaxe probe y poco daos a discutir decisiones, que nun faen otra qu’afitar los sos mal pagaos culos a base d’asumir ya interiorizar que nun se pue dir contra’l que manda, contra’l que paga.

atlantica22cabecera

L’apaición de medios públicos asturianos nun foi a iguar la situación. La presunta Asociación de la Prensa colaboró en da-y el preste a un enxendru mediáticu al que sirvió d’axencia de colocación, y defendió la estroza de Teleasturias pa facilitar la llegada d’una autonómica que nun aportó entá nada nuevu nin bonu al panorama periodísticu asturianu. (Agora promueve manifestaciones porque los periodistes van al paro ¿agora?)

Pero a lo que voi, ¿la culpa ye de quien compra voluntaes y controla informaciones, o de quien les vende? Los periodistes nun son ayenos a la estroza de los medios. Nun puen culpar sin más a los poderes políticos y económicos que controlen los sos medios. La culpa, tamién ye de los profesionales: por mediocres o por castrones, el casu ye que dexaron que s’algamara esta situación, callándose énte l’arrequexamentu de compañeros, dexándose llevar poles dinámiques de la empresa…

Pero agora tamos nun momentu de cambeu, y se nota. La crisis ta faciendo que les vergüences rescamplen, y la ‘joint venture’ que manteníen Principedo-medios de comunicación n’asturies entama a francer. Eses empreses que vendíen (ensin creer nello) el fumu de los canales locales dixitales y del futuru multimedia, ven que les cuentes nun salen. Les ventes en papel, que ye de lo que viven, caen sondéu tres sondéu, y entá nun tienen resueltu el tema d’internet. (Siguirán como hasta ahora, comprometiendo entá más la so credibilidá y criteriu confiandolo too al deporte, los sucesos y el conflictu llingüísticu, pa elevar el númberu de visites y comentarios ensin moderar).

Mientres los periódicos atopen una solución pa la so sobrevivencia, o pal cierre, (problema que nun ye esclusivu d’Asturies, aunque equí danse característiques bien especiales), vese a les radios (quiciaves un mediu más llibre) matar pola venta de publicidá, y a la televisión: morrer dafechu. Matóla la TPA.

Nun quiero escaecer a los que por escribir un blogue o facer una web ya se llamen pomposamente  ‘periodismu ciudadanu’, pero que polo xeneral son al periodismu lo que’l porno caseru a la cinematografía: exabruptos, improvisación…

Too esti rollu, que tal paez un editorial dominical de La Nueva, vien al casu de l’apaición de la revista ‘Atlántica XXII’, que de mano, viniendo de Xuan Cándano, ya paez una garantía. El casu ye que, una vez vista y lleía, nun pueo más qu’encamentar a tol mundu a que se suscriba. Una propuesta como la que fai el grupu d’accionistes d’esta nueva publicación, merez l’apoyu de too asturianu que se precie.

interioratlantica22

Ye periodismu bien fecho, ensin ruios sensacionalistes-amarillistes, ensin “¡Ye que nun mos dexen falar!, ¡ye que mos censuren!”. Simplemente periodismu, informaciones aposentaes, datos apurríos selemente, poro, entá más contundentemente que si se fixera al altu la lleva. Nótase, nos más de los casos, que nel procesu de confección hai periodistes qu’empleguen un criteriu profesional pa elaborar unes informaciones qu’acompanguen estupendamente con un garapiellu d’opiniones bien amañosu.

Diz Xuan Cándano qu’aspiren a siguir una tradición periodística que tuviera el so últimu fíu, precisamente, na transición: Asturias Semanal. Nun paez fácil, pero ver se verá. L’entamu, promete. Por dicir dalgo… la portada. A mín nun me prestó. Paezme de selmanariu económicu de los 90. Pero oyi, al mio hermanu encantó-y. Pa gustos…

Radio Sele

sele.gif Nel coche tengo programao Radio Sele nel númberu tres del autorradio. Ente Radio Asturias y Radio 3. Suelo sentila cuando voi pela ‘Y’ y munches veces pienso nel enfotu que-y vienen poniendo dende va tantu tiempu Xuanxu Mariño, Meli Fernández, y tola xente que colabora con ellos. Dende Xulio Vixil a Xaviel Vilareyo. Enforma Sacabera, les retresmisiones del Uviéu (un fútbol nun me da más, pero faenlo perguapo)…

Pa mín, sentir Radio Sele ye como un recordatoriu de que ye posible, de que la llingua de nueso tien que tener futuru. Porque sí, por constancia, pol enfotu de los sos falantes. Radio Sele ye un recordatoriu de que tamos ehí 24 hores al día los 365 díes del año, anque seya al traviés del discu duru nel que Xuanxo y Neli programen hores de radio fórmula.

Radio Sele ye, coles sos limitaciones, un exemplu en munchos sentíos. Y quería reconocé-yoslo, como oyente fiel. Porque cuesta munchu siguir ehí, con tolo que pasó, y con tolo que pasa. Dalgúa día, Radio Sele tamién sedrá oficial, anque seya por mor de años de pleitu.