L’ALLA mira pa internet

Toi acabante de ver que l’ALLA espublizó n’internet les normes ortográfiques y la gramática de la llingua asturiana.

Normes Ortográfiques Gramática

Esto, xunto a la versión web del diccionariu, considero que son unos pequeños pero importantes pasos qu’agora da l’Academia, y ye que pienso que la comunidá de falantes d’asturianu que usamos internet ye más que curiosina y agora tenemos más facilidaes (y menos escuses) pa entamar a usar bien la nuesa llingua.

Recordavos que podéis instalar el motor de busqueda pal DALLA nel navegador dende esta páxina.

El tiempu pasa pa toos

Llingua y Sociedá

Restolando estos díes ente los llibros que tengo per casa atopé esti del que ya nin m’acordaba de que lo tuviera. Si nun toi enquivocáu ye’l primer ensayu espublizáu n’asturianu, allá pel añu 1976.

Por poco nun se queda en cartafueyu: algama les 104 páxines col prefaciu, l’indiz y el pieslle incluyíos; y tien munchu de panfletu cásique ‘fundacional’ del movimientu de reivindicación llingüística.

Pero de toles maneres, lo que más me prestó d’atopalu de nuevu ye’l comprobar qué foi n’estos trenta años. Hai un capítulu, entituláu ‘Respuesta a delles torgues’, que mos sirve pa comprobar que l’avance nestos años foi dafechu ruino. L’enunciáu de les once entrugues que se plantea Xosé Lluis García Arias ye esclarecedor: “Ye muncho meyor tener una llingua universal qu’una d’andar por casa”; “EDl bable nun ye una llingua, ye un dialeutu”; “El bable ye una bona llingua pa la poesía y les graciosaes, non pala prosa y los temas serios”; “Ye mui caro l’alitar una cultura nuna llingua minoritaria como’l bable”… y asina, hasta once.

Ta claro qu’hubo avances: la propia ortografía que Xosé Lluis García Arias utiliza nel llibru ye pre-académica, y hai enfotos como la presencia del asturianu nes escueles que daquella namás se suañaben.

Los cambios que rellucen nel llibru son d’otru tipu. D’aquella, nun mos escaezamos, el principáu yera ‘provincia de Oviedo’, Conceyu Bable yera la principal editora en llingua asturiana y Tini yera comunista. Pero otros cambios a mín se m’escapen.

‘Llingua y Sociedá Asturiana’ ye’l reflexu de que la principal torga pal bon desendolcu de la prestixación del asturianu ye precisamente la xente que ta en ello. Anguañu naide se sorprende de l’actitú de los ‘Amigos de los Bables’. Casi paez qu’esti garapiellu de llingüistes, que de fechu son indispensables pa entender la filoloxía asturiana d’anguañu, siempre hubieren apostao por un bable de chigre y tenada, d’esfoyaza y santina. Pero non.

La prologuista de ‘Llingua y Sociedá Asturiana’ nun foi otra que la caderalga Josefina Martínez, cabezalera años depués de la bizarra asociación ‘Amigos de los bables’. Casualmente, en 1976, esta muyer que trenta años depués defendía la prohibición d’una conferencia n’asturianu nel congresu de temes asturianos organizáu pol Real Instituto de Estudios Asturianos del que forma parte; acoyía con agrado la edición del ensayu de Xosé Lluis García Arias. “Aquí tenemos una obra científica escrita en bable. Desde ahora ya no será tan fácil argumentar -o por lo menos sería cuestionable-, que el habla de Asturias no sirve para exponer conocimientos científicos serios”.

Si bien reconoz que dellos de los planteamientos del llibrín-y producen cierto “escepticismu”; apunta cuestiones que, güei, paécenme ablucantes si tán roblaes pola vilda d’Alarcos: “El bable de este libro tiene el inevitable artificio propio de toda lengua escrita (…) nadie escribe como habla, a no ser los que hablan como libros”. Y en cuantes a ‘los bables’ y un posible ‘estándar’ basáu nel dialeutu central diz: “El central, propio de los núcleos de población más densos y con mayor desarrollo industrial y cultural de la región, puede ser punto de mira y modelo constante que imitar, puesto que las reglas de correspondencia entre las modalidades bables son, en general, más sencillas de adquirir por un asturiano que las existentes entre su bable y el castellano”.

Pero (y ya toi acabando) les conclusiones de la filóloga van más allá. Fala de la conveniencia de les “campañes bablístiques”. Y diz: “Pensar que puedan estropear el bable por utilizarlo, adulterándolo y falseándolo, para servir a intereses extralingüísticos (políticos, económicos, etc) es una preocupación injustificada”. Y ¿por qué?, pregúntome yo: porque, diz, ese “campañes bablístiques”, la edición de llibros y demás, podrán “contribuir a despertar la conciencia lingüística de los asturianos y abocarla a un auténtico bilingüismo enriquecedor del hablante de la región. Se llegaría al empleo consciente de dos registros, de dos lenguas bien diferenciadas: el bable (los bables) y el castellano, coincidentes en muchos rasgos como lenguas románicas que son, pero que difieren en otros, como corresponde a su independencia y autonomía”.

Qué coses. Dolce años depués apaecíen los ‘Amigos de los Bables’ nes páxines de La Nueva España. Y ehí tamos. Los autoproclamaos “Asturies pensante y sensata” énte les “minoríes abertzales” qu’empobinen les “campañes bablístiques”.

L’amestáu de les amériques

Spanglish Times

Llámame muncho l’atención el fenómenu del spanglish, esi amestáu d’español y inglés que desenvolvieron los latinos y fíos d’inmigrantes hispanos nos Estaos Uníos. Ye un fenómenu que dalgunos, como la filóloga asturiana de la Universidá de Nueva York y escritora, Paquita Suárez Coalla, consideren mui asemeyáu al del amestáu d’español y asturianu, esi tan de nueso. A la fin, trátase del ‘amiestu’ más o menos sistemáticu de les dos llingües na fala d’asturfalantes (o castellanohablantes) o de los sos fíos, col español (o el inglés).

Sigui lleendo L’amestáu de les amériques

Un llibru

Mark AbleyVa tiempu yá que tenía pensao falar d’esti paisanu y’l so llibru ‘Spoken here’ o ‘Aquí se habla’ na edición española (RBA, 19,5 euros). Esti home ye un periodista de la Canadá francófona que nel llibru fai un reportax sobre la diversidá llingüística del mundu. Acabante de llelu, quedé cola impresión de que tendría de ser llectura obligatoria pa munchos n’Asturies.

Él mesmu ya avisa al entamu: nun ye filólogu, nin antropólugo nin l’enfotu que-y llevó a escribi ‘Aquí se habla’ foi científicu. Eso sí, apurre una bayura de datos, de testimonios, d’esperiencies y d’argumentos en favor de la conservación de la pluralidá llingüística que diba abrir los güeyos a más d’unu.

Abley percuerre nelAqui se habla llibru el mundu, dende Samoa a les reserves indies del Canadá y’l norte d’Estaos Xuníos, pasando pel Sur d’América y per Europa. El que cuasi nun fala de denguna llingua ibérica, ye casi que lo meyor, porque ehí ves que les mesmes contradicciones, zunes y problemes atópense pa la normalización del manx, les llingües d’oc (especialmente no que cinca a la situación del provenzal) o les de los indios mohawk d’América, que aquelles que vemos día tres día n’Asturies, o nel País Vascu o en Galicia.

De verdá que ye un llibru pa lleer, y pa regalar. Tou un alegatu na defensa de la conservación y promoción de les llingües amenazaes, qu’apurre argumentos abondo pa dexar ensin retruque posible cualisquier postura que nun sea la de “para qué vas a conservar algo que sólo sirve para la aldea, para andar por casa, si ya tenemos el español (o el inglés)”. De fechu, una de les cuestiones qu’analiza Abley nel llibru ye la situación que se vive n’Italia, Alemaña o Rusia énte l’avance del inglés. Namás hai que decatase de qu’el llabor de la RAE, por mui valoratible ya influyente que seya, nun ye quien a evitar que cuasi tolos lemes publicitarios teunolóxicos o de l’automoción seyan n’inglés (Driving quality, the power to surprise, feel the difference…), o que los neoloxismos ingleses esporpollen ensin remediu. Lleéilu.