Aceptar el compromisu

Hai que lo aceptar: quienes nos consideramos asturianistes, nacionalistes asturianos, quienes sentimos qu’Asturies ye’l nuestru país, tamos desnortiaos. A golpe de bastiazos electorales, a la vista de lo que se llee y se siente na prensa asturiana, llegamos a duldar dafechu de la nuestra existencia. L’asturianismu políticu nun existe na vida pública, o ta a la gueta d’una influyencia más o menos acomplexada, más o menos eficaz, nel sen de los partíos con mayor presencia na sociedá o nes urnes. Nun ye quien a amosar cómo, nunos tiempos duros ya imprevisibles como los d’anguaño, pue ufrir un modelu meyor, un modelu de futuru pa tolos asturianos.

Con esi panorama, y depués de tantes frustraciones, nun ye fácil acolumbrar una salida. Tal paez que caún de nosotros tien una idea de lo que se tendría que facer, de lo que nun se tendría qu’haber fecho o incluso de lo inútil que ye intentar nada. Nada de lo que hai nel panorama del asturianismu políticu paez tener el puxu suficiente, l’atractivu necesariu, la solidez deseable, depués de tantos años… Poro, namás cabe entrugase si paga la pena aneciar ya intentar daqué pa cambiar esi panorama.

Nosotros, llamáinos ilusos, cuidamos que sí. Que tien qu’haber alternativa. Que tolo fecho hasta agora por esti movimientu políticu nun se pue tirar pela ventana, y que se tien que siguir alantre, preparándose pa que, cuando llegue, sepamos garrar la fola buena y ponenos, por fin, de pie na tabla.

Y nesti momentu, paeznos qu’una iniciativa como la recién asoleyada del Compromisu ye un pasu a tener en cuenta. Les dos organizaciones que la entamen, Bloque por Asturies y Unidá Nacionalista Asturiana, amuesen xenerosidá y altor de mires faciendo una propuesta na que lo entreguen too: nun hai premises, apriorismos, nin nomes, nin nada. Apurren una estaya erma pa que la trabaye quien quiera, en comuña. Nun se reserven cuotes de decisión: los sos afiliaos entren individualmente, en igualdá de condiciones de toos aquellos que-yos pete participar nel diseñu d’esa ferramienta política que toos esperamos. Habrá quien piense que, a la vista de los resultaos electorales, a dambes organizaciones nun-yos quedaba otra. Pero  sí-yos quedaba otra: nun intentar nada nuevu.

Nosotros, que somos ilusos pero non imbéciles, sabemos que col intentu nun basta. Que falta ver si se ye quien a amosar madurez política, a diseñar y aceptar estratexes, a atraer xente. Que falten perres, y pontes ente tolos que conformamos l’asturianismu y col restu de la sociedá asturiana, que falta compromisu… Pero ye un entamu. Un entamu que depende de caún de nosotros. Poro, aceptemos el compromisu, participemos nel censu abiertu. Y veremos. De nos depende.

Un comentariu en “Aceptar el compromisu”

  1. Yo participo tamién. Lo del censu paecióme xeneroso y quiciás granible. Ente toos hai que sacar esto alantre.

Zarráronse los comentarios.