Los Nazis fueron a la lluna…

En 1945 los Nazis fueron a la lluna – y en 2018 ¡van tornar! Esta ye la base de “Iron Sky”, una comedia escura de ciencia ficción, y con llicencia Creative Commons, que cuenta con un presupuestu de 6.900.000 € recaudaos con donaciones, venta de caxigalines y inversores… (inda falta-yos 900.000 €).

Ta producida por “Blind Spot Pictures” (Finlandia), “Energia Productions” (Finlandia), “27 Films Production” (Alemaña) y “New Holland Pictures” (Australia), dirixida por Timo Vuorensola y protagonizada por Julia Dietze (1½ Ritter), Götz Otto (Downfall), Tilo Prückner (The Neverending Story), Christopher Kirby (The Matrix Reloaded & Revolutions) y Udo Kier (Dancer in the Dark), la banda sonora ponenla los eslovenos Laibach.

L’estrenu ta previstu pa 2012, podeis dar con más información (y aidar colos 900.000 € restantes) na web oficial de la peli.

Y el cosmos conspiró por nós

Llegó’l día en qu’esti minúsculu universu nel multiversu divín de Raticulín, diz ‘so’. Pararáse’l mundu tal y como lo conocemos p’asistir cola bocona bien abierta y les rodíes cincaes nel formigón a l’apertura del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer.

Tamos énte la gran obra, la robla d’una traxectoria espiritual empobinada con inspiración celestial por un Gobiernu que supo tener presente a los sos súbditos; esos qu’esta nueche asistirán al aquelarre místicu de Woody Allen y The New Orleans Jazz Band. Namás dende l’altor del cielu qu’abelluga’l Centru Niemeyer saben si será azar o conxuru lo que faiga a la masa decidise pol suicidiu colectivu o l’afalagu unánime a les maquinaciones inmaculaes de Natalio Grueso, el mesías de l’alta cultura encargáu nesti tiempu de recoyer lo más guapu de les margarites coles que nutrir a la corripa .

Sicasí, hailos qu’entá nun foron capaces d’acolumbrar la divinidá de la conspiración que vien de llantar n’Avilés esta catedral de la sabidurida, esti presente de los seres supremos al vulgu que nagua por sintise próximu a esa forma nueva d’espíritu santu que ye’l reconocimientu colectivu, la fama como valor divín, acullá del valir intelectual o artísticu.

Hailos que siguen pensando que les caxigalines, los detalles mundanos como’l costu, los presupuestos o los criterios de programación, son motivu d’alderique públicu. Entá nun fueron a ver que tamos énte una obra trescendental, ayena a la xestión mundana, que ta un nivel por riba de la intelixencia media y los usos humanos. Énte’l Centru Niemeyer, nun hai alternativa posible: o te sumes a l’adoración colectiva, o nun yes. El cosmos ye incontestable.

Y menos mal que nun se viera entá xente a la que nun-y gusta razonadamente esi edificiu calcáu a los que la factoría Niemeyer vien construyendo dende va tres décades. Nin persones que nun sean a ver l’aciertu ‘cultural’ d’una inversión puramente propagandística. Porque tocagüevos, resentíos y conspiranoicos, hailos en toles catacumbes, queríos hermanos.

Esto sí ye deporte

Alucináu me tien esti paisanón. Tolos eslóganes publicitarios d’adidas, nike y demás-y vanm que ni pintaos: just do it, impossible is nothing… Si el deporte ye superación personal, el ye campeon del mundu. Ya tengo deportista al qu’almirar. Nesti videu cuenta la so historia, cómo dexó de tener pesu afayadizu pa la llucha llibre y se pasó al sumo, y como lluéu quixo demosstrase a sigo mesmu que yera capaz de correr una maraton… y ta acabante de facelo…

YouTube Preview Image