Israel nun ye Tierra Santa

Israel ye la única democracia d’Oriente Próximu. Israel tien de garantizar la seguridá de los sos ciudadanos. Israel vien d’una llarga historia de persecución de la que toa Europa se siente y ye culpable. Pero la vida de los israelinos nun pue valir más que la de los demás. La historia nun ye una bula papal. La seguridá d’unes elleiciones nun xustifica la muerte. Un estáu nun ta llexitimáu al ataque preventivu indiscrimináu, al terrorismu, al asesinatu más sangrín. Ya valió.

PalestineblogsSemeyes en Flickr — Blogue de Haitham SabbahLa Vanguardia

El bocayón esquiva’l madreñazu

A la fin, un periodista fizo por llevá-y el madreñazu de la Xunta Pola a Fernando Lastra a una rueda de prensa. Pero tampocu foi quien a entrega-ylu. De fechu, Lastra ta enfotao en superase a sí mesmu pa’l añu qu’entra, y tamos seguros de que lo va consiguir. Pa ver les imáxenes de la frustrada entrega del madreñazu, calca no que sigue.

Continue reading El bocayón esquiva’l madreñazu

Memoria histórica

La UPyD de la República

La memoria histórica ye dalgo buenu, dalgo qu’hai que conservar. Magar que tea mui masuñada, na memoria histórica se puen atopar lleiciones interesantes. Como esa que cuenta esti llibru ‘El fascismo en Asturias (1931-1937)’, tesis del caderalgu d’historia de la Universidá de Cantabria, Manuel Suárez Cortina, que fuere asoleyada en 1981 por Silverio Cañada.

Llibru facismu n'asturies

El llibru queda coxu en munchos aspeutos. El propiu autor llamenta la perda de datos del Gobiernu militar nos años más sangrinos de la represión facista. Pero, sicasí, nes sos páxines escuéndense pequeñes ayalgues. Güei toi por conseñar la de la paxina 134 que fala de cómo n’aquellos años de Segunda República, la CEDA, sabedora de que calteniendo firme el so ideariu derechista, nun va ser quien a quita-y adeptos a formaciones más moderaes, decide empobinar la creación d’un muérganu satélite suyo: la Unión de Clases Medias (UNCM).

N’Asturies, la formación tenía por cabezaleros a Gumersindo Riego y Gerardo Requejo, dambos venceyaos a la derecha tradicionalista, pero que s’enfotaron dende la UPyD (perdón, d’aquella UNCM) n’amosase como dalgo distinto. Diz el llibru: “la Unión se presentó como apolítica, republicana y no declaró su confesionalidad”. Y añede: “afirmaba no formar un partido político, sino una agrupación al servicio de ese sector de la sociedad que se encuentra entre dos fuerzas: la proletaria y la burguesa”.

Entá más: el so cabezaleru asturianu, Gerardo Requejo, convidaba a axuntase a la UNCM a quienes compartieren “dos postulados fundamentales: la defenda por todos los medios lícitos de España, arrancándola de manos de verdugos y traficantes profesionales, y la defensa, también enérgica y decidida, de nuestros intereses de clase, vejados y encarnecidos por los de arriba y por los de abajo”.

Siete décades depués, la derecha española recuperó esa estratexa pa tratar d’esgastar a la derecha moderada (agora en baxo les sigles del PSOE). Tres de texer una tupida rede d’opinion (universidaes privaes, medios de comunicación, fundaciones -FAES a la cabeza-), a la gran derecha española de tola vida nun-y queda otra y recurre a la UPyD pa quita-y al rival direutu aquel electoráu al que-y esmolez España, que tarrez de vascos y catalanes, y un poco de los galleguzos, pero que nun votaríen al PP nin de coña porque ellos son d’izquierdes de tola vida.

Y equí los tenemos, puxando por que se retire l’usu del ‘dialeutu’ catalán nos vuelos de Swissair con Cataluña, esmolecíos pol futuru del castellanu magar que seya la tercer o cuarta llingua más falada del mundu, y naguando por una reforma ellectoral que sirva, non ya pa que’l so grupu tenga la  representación que-y correspuende con respeutu al PSOE y al PP, non, sinon pa que nun la tengan los grupos non españolistes. Y llueu… ¿nun-yos va preocupar qu’haya memoria histórica?