La ‘espezculación’ fae presos políticos

Na Uiquipedia defínese ‘presu políticu’ como “persona física a la que se caltién na cárcele o embaxo arrestu por mor de que les sos idees puean suponer una amenaza pal sistema políticu afitáu na sociedá a la que pertenez”.

Juan Manuel Martínez Morala y Cándido González Carnero son dos presos políticos. Quiciás, los primeros presos políticos d’Asturies en trenta años. El so ingresu na prisión de Villabona, con un recursu entá pendiente de resolución, nun ye más que la última fase de la carrera que dende les alministraciones públiques asturianes se caltién dende va años contra un sindicatu: la CSI, y contra dos de los sos principales cabezaleros: Cándido y Morala.

Pudiéramos recordar equí lo que yá escribiéramos de la traxectoria de dambos dos va unos meses. De cómo la CSI, namás la CSI, aneció en que Naval Gijón nun echara’l pieslle y cayera en manes de la piqueta pa dexar pasu a esi urbanismu hortera del sable y el ‘espeZtacular’ Acuariu de Poniente que tanto-yos presta, paez, a la ‘izquierda plural’ playa.

CSI ye un sindicatu de clase, y nos 25 años que lleva de llucha pola defensa de los derechos de los trabayadores nunca nun dexó de selo pa convertise en academia de cursinos nin en trampolín políticu. Esa llínia ye la que taba esgonciando, permuncho, un pergrande negociu inmobiliariu que dalgunos presentaben como ‘el normal crecimiento urbanístico de la ciudad ante instalaciones industriales ya obsoletas’.

Nun hai argumentos que valgan pa defender el pieslle de los astilleros de Xixón. Nun los hai. Porque la industria naval sigui furrulando’n toa Europa. Porque nun val falar de la competencia asiática cuando n’Alemania se optó por reorientar la construcción naval pa caltener activu esi texíu industrial ufiertando proyeutos especializaos y de altísima calidá que sirvan de motor pa nueves industries de alto conteníu teunolóxicu.

Pero esi apueste, defendíu pola CSI, requier muncho trabayu y una inversión que tardaría años en devolver beneficios. Demasiaos años pa quien considera preferible el dineru rápido del lladrillu de luxu. Ye más fácil cargase la resistencia sindical a golpe de talonario, de prexubilaciones o de traslados forzosos a Ucrania, que apostar pol riesgu d’adaptar una industria emblemática a les circunstancies nueves d’un mundu nel que la globalización entamóse na mar.

Namás que por eso, y non porque se frayara un caxetín d’una cámara de tráficu nunes movilizaciones sindicales, ye polo que Cándido y Morala tan na cárcele. Polo que hai presos políticos n’Asturies del sieglu XXI.

La Fundación Felatio delibera

Felatio

El xuráu del premiu al llabor solidariu del añu axuntóse güei na pensión La Cuentista pa entamar les desliberaciones sobre a quién-y dan esti añu el galardón. Como ye vezu, la Fundación Felatio quier reconocer con esti premiu lo munchu que se fizo d’un tiempu p’acá pa con los probes. Suenen como favoritos el magnate siderúrxicu Luismi Metal y el cantante melódicu David Hasselhoff. La ceremonia d’entrega de premios va dase nel Teatru Condemor.

(Na imaxe, ceremonis de entrega del galardón del añu pasáu).