Na acordanza. Xavi Vilareyo.

vilareyo

Y, de sópitu, enterámonos de que Xaviel Vilareyo y Villamil morriera. Nun lu conocíemos personalmente, pero sentímos la so ausencia al momentu. Dímonos cuenta entós de que yera, de manera dala, parte de nós, daquién al que-y garráramos un ciñu especial polo qu’escribía, polo que dicía, por cómo se vistía y polo que tresmitía.

De Xavi Vilareyo teníamos una imaxe construyía por él mesmu al traviés d’internet, los sos llibros y les sos intervenciones en Radio Sele. Y yera la imaxe d’un tipu intelixente, célebre, con una mui particular retranca y, sobre too, la imaxe d’un home llibre que facía lo que tenía que facer y dicía lo que tenía que dicir, porque daquién lo tenía que dicir.

Yera un unabomber intelectual, ensayista de combate y heterodoxu compulsivu. Llevó el ‘do it yourself’ a niveles non siempre comprendíos pero que poníen en evidencia el valir de la voluntá pa facer lo que ún siente que tien que facer.

Topemos esta mañana el so ‘Los ámbitos de la nación asturiana’ ente la ‘Gomorra’ de Sabiano y ‘La Bufanda’ de David Artime. Ye un llibru de probe edición y discutible en munchos aspeutos. Ye un panfletu nacionalista, pero daquién tenía qu’escribilu nesi universu asturianista faltu de panfletos y enllenu de ‘rigor científicu’, y él púnxose a facelu, y lo fizo, como inventara el Festival de Cine Asturianu o el de Cine LGTB d’Asturies, y los caltuviera vivos.

Facía falta Xavi Vilareyo, facíanos falta, y tovía esperábemos muncho d’él. Marchósenos bien ceo.

Candidatos con munchu ‘swag’

10425149_807869755932597_1774284909052525899_n

Aburrímonos muncho con esta campaña electoral. Los candidatos y los mensaxes que nos lleguen prodúcennos una sensación asemeyada a la de mazcar cartón. Asina que que punxímonos a buscar y atopamos en Nixeria los candidatos que necesita Asturies: elegantes, con estilu y naturalidá, no esa panda de maniquís de Novedades Eloína que anden percorriendo Asturies estos díes.

Prestábanos ver ente tantu Fernández a un Abolore Akande, que cola so tarabica a lo David Rivas, dió-y munchu ‘swag’ (sí, tenemos visto videos d’ElRubius) a les primaries del APC (dalgo asina como’l PSOE nixerianu).

Más conocíu en Nixeria como 9ice esti raperu asoleyó una retafila cartelos que yá-yos prestaría a Obama o a Llamazares.

9ice-campaign-poster

 

Que non?

aboloreakande

Pero Akande nun foi l’únicu candidatu del star system nixerianu que caleció la precampaña d’aquel país. Nes primaries del otru gran partíu, el centroderechista PDP, participó Kate Henshaw, actriz de la esporpollante industria cinematográfica de Nollywood.

kate-henshaw

Ella tampoco foi mui lloñe cola so campaña, y los sos cartelos tampoco ye que fueran gran cosa, pero la so presencia y naturalidá énte les cámares sí que ta a años lluz de lo que tamos viendo perequí.

(La verdá ye que una cosa ye l’estilu y la elegancia, y otra la imaxinación. Obama tien fecho munchu mal y paez que nun hai política ensin ‘change’ nin ‘yes we can’. Nel segundu cartelu de Abolore Akame yá diz que ‘El cambiu ye inevitable), pero Kate Henshaw dió-y al tema una vueltina más con su ‘El cambiu nel que podemos creer’.

Sicasí, presta vela cómo-y retruca al plumilla pela tele.

YouTube Preview Image

Por cierto, que si vos peta echar un güeyu al tipu de películes que la ficieron famosa, equí apurrímosvos una amuesa. Ye la peli ‘Emotional Hazard’, producción de 2014 de Ruke Amata, con Kate Henshaw, Fred Amata, Alex Lopez, Segun Arinze y Bimbo Akintola nos principales papeles. Muncho meyor que la campaña de les autonómiques asturianes. Ónde va parar.

 

 

Golor a cuchu

L’asuntu de la oficialidá del asturianu nun ye un asuntu de derechos. Ye un asuntu de golores. Y l’asturianu sigui goliendo a cuchu.
Hai xente que siente l’arume a cuchu como dalgo evocador, que-y avera a les sos raíces, a la infancia, a la so cotidianidá, que ye parte del so mundu más prósimu, tan propio de la so persona como la pingaratina d’Armani Code qu’echa cada mañana.
Y hay xente a la qu’el fedor a cuchu-y repuna hasta la náusea y nun-yos podrás quitar de la cabeza que lo que tan goliendo ye básicamente mierda. Les sos ñaples fuxen buscando l’abellugu d’otros matices.
El casu ye que nun ye fácil atopar golor a cuchu fuera del so contestu habitual. Nun ye fácil goler a cuchu nel Corte Inglés de la cai Uría nin nel Náutico de Xixón, y la so presencia namás ye asumida nunes circunstancies bien llendaes: que a naide se-y ocurra llantar una pila cuchu nel xardín del xalé de Somió.
Tampoco güel a cuchu na Xunta Xeneral del Principedo, y muncho menos nel Congresu madrilán. Nunca golió, y quien intente esparder esi arume pelos corredores de tan magnos edificios, acabará pingando de Brummel.
Hailos que tienen asumío que goliendo a cuchu nun pises moqueta. Respeten el golor a cuchu: al que-y preste, que-y preste, pero nun ven necesidá de dexase contaminar por esi fedorcín, nun vaya ser que depués nun-y dexen pasar de la puerta nos palacios capitalinos.
En Madrid el golor a cuchu mayormente nun presta, y cuenten que yá ye bastante cuchu tener que soportar los efluvios que lleguen de Cataluña, Galicia o País Vascu, como pa tener que soportar el cuchu asturianu. La castra güel tanto a colonia, que la mexa. Y si un perroflauta quier poner les ñalgues nes mesmes poltrones, tendrá polo menos que perfumase un poco. Pase el golor a porro… pero a cuchu, ¡non!.
Ye que la repunancia al golor a cuchu ye instintiva, y fai falta munchu trabayu pa deprender a apreciar los sos matices. Y por muncho que se diga qu’esto ye como’l paladar, que lu eduques, y que nun se trata de dir goliendo a cuchu, sinon de que otros puedan vivir goliendo a cuchu como ellos asumen otros perfumes… pues que non, non y non.
Y esti vienres golerá a cuchu n’Uviéu… tanto, que dalgunos aspirantes a pisar moqueta caltendránse a una distancia prudencial xunto a la castra de tola vida, la que mexa colonia. A ver si-yos chisquen.